Mauricio Pochettino ha salido al paso para declarar las intenciones del Tottenham de cara al reciente mercado invernal que se avecina. Ha confesado que la prioridad no será la de adquirir nuevos jugadores, pese a la situación actual del club. Cree que la plantilla actual es suficiente para competir durante la presente campaña.

De esta forma, según Daily Mail, lo que busca el club londinense es dar salida a todos esos jugadores considerados como imprescindibles o que vayan a terminar contrato al final de temporada, como es el caso de Christian Eriksen (27 años). El objetivo principal es que dichas salidas salgan rentables.