La buena relación entre Bolonia y Roma puede generar, según Forza Roma, un factible movimiento en el próximo mercado veraniego. Los rossoblu tendría un fuerte interés en incorporar a sus filas a Lukasz Skorupski quien bajo la sombra de Alisson Becker no ha tenido forma de hacer su aparición tras su vuelta del Empoli, donde realizó un gran trabajo la temporada pasada.

A sus 26 años, el Bolonia le considera óptimo para una apuesta de años bajo palos, por lo que plantearía a los giallorossi una negociación que podría acabar con Antonio Mirante, su actual guardameta, en la capital de Italia. Veterano en su puesto con 34 años y a pesar de seguir teniendo un rol de titular en el conjunto del Renato Dall’Ara, el intercambio de piezas satisfaría a todas las partes implicadas