Cae la persona a una temporada en la que el Valencia ha recuperado la sonrisa, esa cuyo significado lleva implícito el regreso a Europa por la puerta grande. Ahora, los valencianistas deben acelerar su proyecto deportivo para la próxima temporada y el apartado de salidas entra en jaque llegado a este puntos. Entre los que más posibilidades tienen de salir es Joao Cancelo, quien espera la decisión final del Inter de Milán cuya opción expira el 30 de junio. «Eso no depende de mí. Depende de la sociedad del Inter y del Valencia. Al final a ver lo que acontece. Formé parte de este grupo este año. Excelentes jugadores y personas y somos un gran equipo», dijo el luso tras conquistar la plaza de Champions con los neroazzurros.

Por otro lado, se cierne la incertidumbre sobre un Simone Zaza adorado por la afición che que, no obstante, pareció despedirse ayer de Mestalla. El italiano sabe que tiene serias posibilidades de zarpar de regreso a su país, aunque su deseo, como el de otros miembros en la plantilla, es permanecer en Valencia. «De mi futuro hablan, estoy bien aquí, me llevo bien con todos y quiero estar aquí», expresó el delantero. El club deberá resolver, entre sus primeros movimientos, el destino de estos dos futbolistas con la necesidad de vender pendiente.