Con motivo de la pronta marcha de Mateu Alemany, desde el Valencia se busca un perfil que permita controlar el área futbolística y tenga suficiente experiencia para asumir la responsabilidad. Se ha pensado en Robert Fernández, el ex secretario técnico del FC Barcelona.

Según Sport, el principal escollo por el que el contrato de Alemany aún no se ha resuelto es su elevada cláusula de penalización en caso de despedido. El director general debería percibir 3 M€ y el Valencia trata de encontrar una salida negociada. Si Robert Fernández no llegara, el club tendría otros nombres en la recámara.