En el encuentro entre el Al Ittihad y el Al Ittifaq hemos visto algo inusual en un campo de fútbol: un gol de volea en propia puerta. Un defensor de la segunda de estas escuadras no acertó a despejar el balón y sucedió esto.