La racha de cinco jornadas sin conocer la victoria que acumula el Villarreal (cuatro derrotas y un empate) comienza a hacer mella en Javi Calleja. El técnico, que ya sabe lo que es ser destituido por culpa de los malos resultados, asume que el equipo necesita obtener cuanto antes una victoria reparadora.

«Afrontamos el partido con la presión que nos metemos nosotros, ya que somos los que más queremos ganar y salir de esta situación. Tenemos muchas ganas de ganar, de hacerlo en casa, ya que este ha sido un mes muy difícil y muy malo. Queremos borrar eso de nuestra cabeza, y la mejor medicina es ganar al Atlético este viernes», aseveró.

Durante la rueda de prensa previa al choque que mañana mismo mide al submarino amarillo con el Atlético de Madrid, el preparador reconoció que superar al cuadro colchonero no será en absoluto una tarea sencilla. «No podemos entrar al partido que quiere el Atlético, debemos ser más listos y hacer nuestro partido. Ellos manejan bien el ritmo de partido, de dormirlos o acelerarlos si lo necesitan. Son un equipo que puede variar y apretar arriba, son un equipo que puede tener varias alternativas y que las hacen muy bien», aseveró.