El Girona sigue trabajando en dotar a Machín de una plantilla de primer nivel con vistas a afrontar la próxima temporada. El cuadro gerundense, que después de algunos años quedándose a las puertas finalmente logró el ansiado ascenso a Primera División, afronta con ilusión una próxima temporada que supondrá todo un reto a todos los niveles.

Tal y como destaca la información publicada por L’Equipe, uno de los últimos nombres propios que ha entrado en escena ha sido el del centrocampista Farid Boulaya, futbolista del Bastia de 24 años que tiene como gran hándicap para su fichaje los problemas físicos que le han venido acompañando. De hecho, durante la pasada temporada el galo sufrió dos importantes lesiones que apenas le permitieron sumar minutos.