En la jornada de ayer, el Fulham anunciaba el desembarco de Claudio Ranieri, técnico italiano que tratará de rescatar al equipo de las profundidades de la clasificación. Aunque se trata de un entrenador de evidente prestigio, lo cierto es que el ex del Leicester City no fue la primera opción que valoró la directiva.

De hecho, medios como Daily Mirror y The Telegraph desvelan hoy que antes de hacerse con el transalpino, los londinenses tantearon la contratación de otros tres preparadores: el galo Arsene Wenger y los portugueses Leonardo Jardim y André Villas Boas. Todos ellos, aunque se encuentran actualmente sin equipo, rechazaron la oferta.