El técnico del Arsenal ha mostrado públicamente su preocupación por el estado de Santi Cazorla. El preparador francés ha confiado siempre en el centrocampista español, dándole galones en su equipo y siendo un titular para él hasta que cayera lesionado el 16 de octubre de 2016.

The Sun recoge las declaraciones de Arsene Wenger en las que deseaba poder contar con el jugador y su triteza al encontrarse con el nuevo infortunio de Cazorla: «Es muy triste. Es increíble por lo que ha atravesado este tipo y ahora tiene que empezar de nuevo. Es realmente doloroso, son noticias terribles. Esperaba que regresara en enero, pero eso fue antes de la recaída [...] Tiene que esperar a poder correr otra vez. Después de eso le quedarán al menos otras seis semanas. Solo espero que juegue en algún momento de esta temporada». El contrato del jugador expira en verano de 2018 y por su situación, parece difícil que el club renueve su acuerdo, aunque se espera que el deseo de retornar al césped sea el final feliz del calvario por el que pasa el asturiano.