Apenas 4 partidos. Ése es exiguo y deprimente bagaje de Álvaro Arbeloa esta temporada. El carrilero regresó a la Premier League con el objetivo de dar un nuevo impulso a su carrera, pero lo cierto es que su papel en el West Ham ha sido casi testimonial.

Ya que su continuidad en el cuadro londinense, con el que firmó por sólo una temporada, está descartada, el jugador busca ahora mismo un nuevo equipo en el que poder estirar su trayectoria profesional, una tarea que se anotja complicada si tenemos en cuenta que, tal y como cuenta As, hasta ahora nadie ha llamado a su puerta.