El espigado delantero sueco está de vuelta y respondiendo en la Major League Soccer (MLS) con tanto tras tanto, demostrando que su olfato goleador solo ha estado parado el tiempo que él ha estado fuera de los terrenos de juego, estando ya de nuevo en la carrera para alcanzar su plenitud física y mental, lo que no pasa desapercibido en Suecia a falta de 2 meses para la cita mundialista de Rusia.

Zlatan Ibrahimovic levantó la incógnita de su presencia en el mundial, donde ya declaró que «sería muy divertido estar en el Mundial 2018» y alimentado a través de sus redes sociales, donde mandó el mensaje sobre que sus «posibilidades de estar en la Copa del Mundo son altísimas». Mientras tanto, el seleccionador sueco, Janne Andersson, rebajó la euforia al respecto y pidió que se hablara de sus actuales componentes: «Es increíble, lleva un año y medio sin jugar para nosotros. Hay que hablar de los buenos jugadores que están». Con la gran decisión a falta de tener su escenario definitivo, esta podría ser la última oportunidad del ariete de formar parte de la prestigiosa cita.