Al término del trepidante y polémico derbi de Manchester celebrado el pasado fin de semana en Old Trafford, el ariete sueco Zlatan Ibrahimovic fue cuestionado por su relación con Pep Guardiola, un técnico con el que tuvo la oportunidad de coincidir en el FC Barcelona. Como cabía esperar, el punta aprovechó la ocasión para atizar al preparador catalán.

«Le dije a Guardiola que había sacrificado a los otros jugadores por Messi. Me dijo que me entendía. Después de eso, estuve en el banquillo al siguiente partido, al siguiente y al siguiente. Desde entonces, ni me habló ni me miró. Entraría en una habitación y él se iría. Yo iría a su encuentro y él iría a otro lado. Entendí que había algo más allá del fútbol. El problema era suyo, era él quien no había resuelto el problema conmigo. Leí que lo mismo les había sucedido a Mandzukic y Eto´o. No es el peor entrenador con el que he trabajado, pero es el más inmaduro porque un hombre resuelve sus problemas», espetó.