El pasado mes de agosto, tras varios meses de especulaciones, el París Saint-Germain logró ampliar, hasta junio de 2018, el vínculo que le une con el brasileño Thiago Silva. Aquella maniobra sirvió para alejar definitivamente al FC Barcelona, conjunto que había perseguido su fichaje desde que el futbolista militaba en el AC Milan.

Desaparecido de la rumorología desde entonces, el central brasileño recupera hoy su protagonismo al ser vinculado con otra de las grandes escuadras del continente, el Bayern Múnich.

Según recogen páginas especializadas como TuttoMercato o CalcioMercato.it, la entidad bávara quiere aprovechar el nuevo marco tributario que pretende aprobar el gobierno galo (por el que las rentas altas deben tributar el 75 por ciento) para lanzarse a por un futbolista que podría ver seriamente reducida su capacidad salarial.

Eso sí, por mucho que el jugador se muestre dispuesto a cambiar de aires, el cuadro muniqués tendrá que tirar de talonario para cerrar su fichaje, ya que fueron 42 M€ los que el PSG tuvo que abonar al AC Milan para lograr su contratación, y desde entonces, el futbolista no ha dejado de progresar.