Se criticó mucho que Pep Guardiola no lograra la Liga de Campeones en sus tres temporadas con el Bayern Múnich. El club venía de un Triplete con Jupp Heynckes en 2013 y el de Santpedor se estrelló siempre con la misma piedra: semifinales y ante una escuadra española: Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid.

La Bundesliga era un paseo para los bávaros, y lo ha seguido siendo porque la han conquistado ininterrumpidamente desde ese 2013 con varios técnicos más. Carlo Ancelotti (2017), el propio Heynckes en su retorno (2018) y Niko Kovac la temporada pasada. Ninguno duró más de año y medio.

Cierto es que los éxitos han seguido pero el equipo ha ido empeorando claramente. Ha cayendo cada vez antes en Champions League, dejando peores sensaciones. Además la plantilla ha envejecido considerablemente y no se ha hecho el relevo generacional contundente que se esperaba.

De manera que el nuevo entrenador, sea ahora o si se ficha para el curso que viene porque Hansi Flick sigue hasta final de temporada, tendrá esta importante tarea por realizar.