El futuro de Ricardo Rodríguez podría sufrir un vuelco en las próximas semanas. Aunque el futbolista cuenta con la total confianza de Gennaro Gattuso, su continuidad en el AC Milan parece quedar supeditada a la presencia del combinado rossonero en la próxima edición de la Europa League.

Los milanistas se habían ganado tal derecho sobre el campo, pero lo cierto es que la UEFA sopesa muy seriamente la posibilidad de excluir al equipo italiano de dicha competición por haber incumplido las normas del Fair Play Financiero. Este organismo considera que la entidad comprometió su estabilidad económica al invertir más de 200 M€ en fichajes el pasado verano y que aún no ha justificado los ingresos suficientes para evitar desfases.

Si no reacciona a tiempo y reconduce su situación, el club perdería la oportunidad de disputar un torneo que además de beneficios económicos actúa como atractivo tanto a la hora de reclutar nuevos jugadores como a la de conservar a los que ya figuran en su plantilla. Además, con la UEFA apretando, la directiva se vería obligada a dar salida a algunos de sus futbolistas más importantes para así poder generar más ingresos.

Conscientes de todo ello, dos grandes clubes de la Bundesliga, Bayern Múnich y Borussia Dortmund, han comenzado a tantear al citado zaguero helvético. Según CalcioMercato.com, ambos conjuntos desean mejorar las prestaciones del costado zurdo de su zaga y creen que por estas razones de índole económico y por su experiencia en el fútbol alemán (militó en el Wolfsburgo antes de emigrar a la Serie A), Rodríguez sería un refuerzo más que idóneo.