El Manchester City tiene entre sus filas un jugador que es de lo más resolutivo en los últimos tiempos. Leroy Sané, extremo alemán de 23 años; ha demostrado que le sobra desparpajo de cara al gol. Esto ha hecho que varios equipos de Europa se fijen en el jugador. Entre los más recientes, se encuentra el Bayern Múnich, quien hace apenas unas horas ha anunciado que cuenta con Renato Sanches.

Según ha hecho saber el diario Bild, el conjunto alemán habría lanzado una oferta en firme por el futbolista. Las especulaciones que rodean al jugador alemán son muchas y, tras este intento desde Múnich, llega otra más. El ataque del Bayern está bien cubierto con los jugadores que, en estos momentos, ocupan la plantilla bávara (Lewandowski es uno de lo más destacados), si bien las salidas de Franck Ribery y Arjen Robben -así como los problemas físicos recurrentes de Kingsley Coman- abren la puerta a nuevas incorporaciones para las alas.

El club bávaro, sin embargo, ha declinado en estos días hacer más comentarios sobre ese posible fichaje después de que su presidente, Karl-Heinz Rummenigge, amonestara al técnico Niko Kovac por haber levantado expectativas públicamente sobre un presunto fichaje. Al parecer, se ha considerado muy precipitado el intento de fichaje. Leroy Sané ha jugado 31 partidos en la Premier League en los que ha logrado marcar 10 goles y dar 11 asistencias. Sané no ha disfrutado de todos los minutos que hubiera querido lo que ha hecho despertar los rumores sobre su fichaje por el Bayern.

Niko Kovac ha entendido la situación y se ha adelantado para pedir disculpas a Pep Guardiola, técnico del Manchester City. El motivo, según ha afirmado el propio Kovac, no es otro que «haber hablado de forma demasiado ofensiva sobre sus perspectivas optimistas de hacerse con Sané». La cuestión lleva pululando varios días por el Etihad Stadium; esto ha despertado a los medios alemanes, quienes afirman que el Manchester de Guardiola preparaba el recambio de Sané por Mikel Oyarzabal, de la Real Sociedad.