Bayern Múnich 4 – 0 Borussia Dortmund

Bayern Múnich y Borussia Dortmund se veían las caras en el que, a priori, iba a ser uno de los envites con mayor interés y repercusión del fin de semana de fútbol internacional antes del parón internacional por los compromisos de selecciones. Un envite que sería especial para Mats Hummels, que se reencontraría con los que fueron sus compañeros en el plantel bávaro antes de regresar a la entidad del Signal Iduna Park (uno de los hijos pródigos).

No obstante, Robert Lewandowski, que está de dulce en la presente campaña, se beneficiaría de un envío preciso de Benjamin Pavard para poner por delante al Bayern en Múnich (1 – 0). Un tanto que suponía la decimoquinta diana en 11 partidos de la Bundesliga para el ariete polaco, que se enfrentaba al que fuera su club, pero ante el que no tiene ninguna clase de reparo en celebrar con euforia y júbilo cada gol que anota con su eterno rival.

Otro contatiempo para Lucien Favre llegaría con la sustitución de Jadon Sancho, aquejado por molestias físicas, para ceder su parcela en el campo a un Raphaël Guerreiro que estuvo en la agenda del FC Barcelona. El Bayern pudo ampliar su renta en el luminoso justo antes del descanso, por medio de un Serge Gnabry que está rindiendo a las mil maravillas, pero el tanto sería invalidado por el trencilla con motivo de una posición antirreglamentaria del internacional con la Selección de Alemania.

No obstante, el propio Gnabry conseguiría resarcirse al poco de iniciarse la segunda mitad, en una acción que tuvo que corroborar el VAR para que el 2 – 0 subiese al marcador. El de Stuttgart pudo hacer el doblete en su cuenta particular, todo ello aprovechando la fragilidad defensiva del Borussia Dortmund, si bien es cierto que, al menos en esta oportunidad, no tuvo el acierto goleador del que está haciendo gala a lo largo de la campaña 2019-2020.

Lewandowski también gozó de una ocasión de oro para sentenciar casi por completo el envite, previo recorte a Hummels, pero tampoco pudo superar a Roman Bürki. Favre se decantó por Marco Reus (tocado) y Paco Alcácer en detrimento de Mario Götze y Julian Weigl, respectivamente, con la finalidad de tratar de conectarse de nuevo al encuentro. El que fuera ariete de Valencia y FC Barcelona pudo llegar y besar el Santo, aunque no sería capaz de aprovechar una gran asistencia filtrada por Achraf Hakimi (canterano del Real Madrid).

Hans-Dieter Flick, nuevo míster del Bayern Múnich, dio entrada a 2 viejos conocidos del Barça: Philippe Coutinho (cedido por los culés) y Thiago Alcántara, al tiempo que Ivan Perišić, en calidad de préstamo por el Inter de Milán, entró al campo en forma de premio por haber aprovechado su oportunidad ante Olympiakos. Lewandowski le asestaría un nuevo mazazo al Dortmund a falta de un cuarto de hora para acabar el choque, siendo su diana número 16 en el campeonato doméstico. Una goleada que redondearía, desgraciadamente para él, Hummels, previo envío de Perišić desde el flanco diestro del ataque muniqués. Pese a esta contundente victoria, el líder en Alemania continúa siendo el Borussia Mönchengladbach.