Aunque la presente temporada aún no ha alcanzado su ecuador, la directiva del Bayern Múnich ya ha comenzado a trabajar con la mente puesta en el curso que viene. Los bávaros quieren mantenerse como una de las grandes potencias del fútbol europeo durante los próximos años y no han dudado en agilizar la contratación de dos jugadores que vendrían a dar un nuevo impulso a su ya envidiable plantilla.

La pareja de refuerzos estaría compuesta por, tal y como cuenta Bild, dos jugadores del TSG Hoffenheim: el central Niklas Süle (21 años) y el centrocampista Sebastian Rudy (26), El primero aterrizaría en el Allianz Arena previo pago de una cantidad que podría rondar los 25 M€; mientras que el segundo lo haría de forma gratuita, ya que acaba contrato al término de la actual campaña.

Con el desembarco del mediocentro, Carlo Ancelotti garantizaría la sucesión de Xabi Alonso, un jugador que en noviembre cumplió 35 años y cuyo compromiso con la entidad bávara finaliza el próximo mes de junio. El del zaguero, por su parte, respondería al deseo de contar con uno de los centrales con más proyección del panorama europeo.

Evidentemente, esta doble salida supondría un duro golpe para el citado Hoffenheim, escuadra que actualmente ocupa el tercer puesto en la Bundeslisga y que podría ver como sus principales jugadores hacen las maletas al término de la temporada para comprometerse con otros conjuntos más poderosos.