Uno de los grandes objetivos del Bayern Múnich es la contratación de Leroy Sané. Pese a la lesión que sufrió el futbolista del Manchester City en la disputa de la Community Shield frente al Liverpool, da la sensación que el cuadro bávaro no renuncia a él. Es el principal objetivo para suceder a Franck Ribéry y Arjen Robben en el vigente campeón de la Bundesliga.

Atendiendo a lo publicado por Kicker, Sané continúa en la agenda del Bayern. No obstante, es posible que su aterrizaje en Múnich se produzca más adelante, no durante el periodo estival de traspasos. Esto se debe a que los bávaros desean que se recupere como es debido, ya que es muy posible que se pierda casi todo el curso 2019-2020 (caso similar al de Marco Asensio).

Por tanto, siguiendo con el Real Madrid, una opción que baraja seriamente el Bayern Múnich es la incorporación a sus filas de Gareth Bale. El de Cardiff no es del agrado de Zinedine Zidane, pese a que el técnico merengue se limite a repetir por activa y por pasiva que es jugador del cuadro blanco y que cuenta con el galés al 100 % (al igual que con James Rodríguez).

Otro nombre que está sonando con fuerza en la secretaría técnica de los alemanes es el de Ivan Perišić. Parece que el croata, subcampeón del mundo con el combinado de su país en Rusia 2018, no entra en los planes de Antonio Conte. El míster del Inter de Milán le dejó fuera de la convocatoria del Trofeo Naranja frente al Valencia CF, por lo que el Bayern está muy pendiente de su situación.