Uno de los grandes objetivos del Bayern Múnich durante el pasado periodo estival de traspasos fue Leroy Sané. La lesión de gravedad que sufrió el extremo durante la Community Shield contra el Liverpool, a lo que se debe añadir el cierre por adelantado del mercado de la Premier League, provocó que permaneciera en el Manchester City. Pese a ello, sigue siendo muy codiciado por la entidad bávara.

El vigente campeón de la Bundesliga pretende hacer todo lo que se encuentre en su mano para que Sané, de 23 años, se una al conjunto dirigido por Niko Kovač. Según informa Bild, uno de los diarios de referencia en Alemania, se ha producido una reunión entre un representante del Bayern y el representante del futbolista. ¿El propósito? Cerrar el acuerdo de cara al periodo invernal de fichajes.

Sané quiere sentirse importante en el terreno de juego, dado que su rol en el Manchester City, de la mano de Pep Guardiola, es un tanto secundario. Es cierto que la constelación de estrellas reunidas en el Etihad Stadium complica en demasía su deseo, especialmente porque hay una tremenda competencia interna para lograr la titularidad. Por tanto, aceptaría encantado regresar a su país natal.

Cabe recordar que Sané deslumbró a propios y extraños hace varios años con el Schalke 04, dándose a conocer a nivel internacional en aquella eliminatoria en la que el cuadro germano estuvo muy cerca de eliminar al Real Madrid de la Liga de Campeones. Posteriormente, acabaría desembarcando en el City, aunque da la sensación de haber cumplido un ciclo y querer asumir un nuevo desafío en su trayectoria deportiva.