En el Bayern Múnich el inicio de un nuevo proyecto es obligado por las bajas importantes que habrá en la plantilla. Aunque la revolución será menor que la pretendida en los meses pasados, porque Nico Kovac seguirá en el banquillo, sí se esperan otros fichajes además de los ya confirmados de Lucas Hernández y Benjamin Pavard.

Las salidas de Arjen Robben y Franck Ribéry obligan a buscar alternativas, especialmente en ataque donde ambos han sido claves en la última década. Por eso en el Allianz Arena se han fijado rápidamente en Leroy Sané como un interesante objetivo para fortalecer su potencial ofensivo.

Cuenta The Guardian, ya que el interés no es nuevo, que desde el club alemán han llegado a ofrecer nada menos que 80 M€ por el atacante. Cantidad que ya ha sido rechazada por un Manchester City que, pese a que no haya sido indiscutible en el último curso, quiere renovarlo.

Pep Guardiola sabe que el germano de 23 años es un jugador que puede ser muy importante para el futuro. Autor de 16 goles en 47 partidos, parece que los campeones de Alemania van a seguir intentando de todas las formas posibles cerrar este fichaje.