El Manchester City comienza a sufrir las consecuencias de su desmesurada política de contrataciones, cuyo único criterio, en muchas ocasiones, no ha sido otro que el de fichar por fichar.

Por eso, ahora mismo, el conjunto inglés se ve en la necesidad de aligerar la carga, ya que su plantilla está tan sobredimensionada que no admite nuevas incorporaciones. Y cualquier venta supondrá perder dinero, porque ningún club va a pagar las cantidades que en su día abonaron los skyblues.

Sirva como ejemplo el caso de Jerome Boateng. El alemán fue fichado el pasado verano por unos 12,5 M€ y su rendimiento, lastrado por diversas lesiones, no ha terminado de convencer a Roberto Mancini (ha disputado 24 partidos), quien ya le ha situado en la rampa de salida.

Aunque el zaguero cuenta con un importante pretendiente, el Bayern Múnich, el Daily Mail asegura que los bávaros sólo estarían dispuestos a gastarse 8 millones de libras (9 M€), lo que supondría una pérdida de 3,5 M€ para el City.