No es la primera vez que el Hertha de Berlín se ve en una situación similar. Ya la temporada pasada llegó a ocupar puestos de Liga de Campeones antes de comenzar la primavera, a finales de marzo. Pero terminó sucumbiendo en el tramo final de la campaña hasta conseguir una meritoria séptima plaza.

Ahora ha llegado al parón invernal de nuevo en tercera posición, aprovechando bien sus recursos y también los tropiezos de otros históricos como Bayer Leverkusen o Borussia de Dortmund. Y lo han hecho con un bloque muy bien definido, que mantiene a algunos de los puntales del curso pasado.

Vladimir Darida (pese a haber estado lesionado en muchos partidos), Salomon Kalou, Julian Schieber, Genki Haraguchi o su máximo goleador, Vedad Ibisevic, son algunos de los pilares de este conjunto con Weiser, Plattenhardt, y el portero noruego Jarstein (autor de notables paradas que han servido para dar muchos puntos a los suyos), y saben bien rentabilizar sus ocasiones y sus goles. Porque con 24 dianas anotadas y 16 recibidas, tiene el peor diferencial de goles (+8) de los primeros 6 clasificados.

También cabe destacar el gran rendimiento del bosnio Ibisevic, atacante ya veterano de 32 años que en su segunda campaña ha mejorado además los registros de la primera, que ya fue bastante buena. Suma 8 tantos en 15 encuentros y es todo un seguro de gol.