En la actual plantilla del Bayern Múnich, nueve son los jugadores que han alcanzado la treintena (Manuel Neuer, Jerome Boateng, Arjen Robben o Robert Lewandowski figuran entre ellos). Aunque es cierto que hasta la fecha, el club no ha acusado este dato, la presente temporada ya ha dejado entrever que a los bávaros no les vendría mal un buen lavado de cara.

Consciente de ello, la directiva ya ha dado el pistoletazo de salida a un proceso de renovación que traerá consigo el adiós de jugadores como Franck Ribery y el citado Robben y el desembarco de futbolistas en plena fase de crecimiento como el zaguero galo Benjamin Pavard (22 años). Igualmente, los teutones confían en aprovechar el mercado de verano para hacerse con los también prometedores Lucas Hérnandez (Atlético de Madrid, 22 años), Kai Havertz (Bayer Leverkusen, 19 años) o Timo Werner (RB Leipzig, 22).

Pero la revolución no acaba aquí. En las últimas horas, los muniqueses también han cerrado el fichaje de otro de los nuevos talentos del fútbol alemán, el delantero Jann-Fiete Arp (19 años). En este caso, la entidad ha garantizado ahora su llegada, pero ha dejado en sus manos la posibilidad de que se incorpore al equipo el verano que viene o permanezca en el Hamburgo hasta 2020.

Asimismo, una información del diario The Sun desvela que el Bayern ha dado pasos más que significativos para hacerse con los servicios de Dean Henderson, arquero de 21 años que brilla como cedido en el Sheffield United, pero que pertenece a la disciplina del Manchester United. Ya que en el cuadro inglés su concurso en el primer equipo se antoja complicado, no sería extraño que el jugador aceptase la propuesta del combinado germano.