En busca de nuevas incorporaciones con las que poder apuntalar la plantilla de la que dispondrá a sus órdenes Niko Kovac el curso que viene, el Bayern Múnich tiene entre sus prioridades el desembarco de nuevos extremos. Y es que las marchas tanto de Franck Ribery como de Arjen Robben han provocado que un buen número de nombres propios hayan aparecido en escena en forma de alternativas.

Entre las grandes opciones que han emergido se encuentra la que tiene como protagonista el desequilibrante francés Ousmane Dembele, futbolista del FC Barcelona del que se guarda una notable imagen en Alemania merced a su rendimiento en el Borussia Dortmund y sobre el que Kovac apuntó ayer que «también es un gran jugador». Otra de las vías de las que también se ha hablado ha sido el galés del Real Madrid Gareth Bale, en este caso debido a la influencia de Adidas, firma que tiene al atacante como imagen. Tampoco hay que olvidar al alemán Leroy Sané (Manchester City), del que el entrenador señaló que «Podría ayudarnos por sus habilidades, como ya se ha visto en la selección alemana y en el Manchester City».

Se disparan las opciones

Hoy Sport Bild alude a nuevas posibilidades. En este caso se trata del extremo diestro marroquí de 26 años Hakim Ziyech, futbolista que viene de protagonista un curso sensacional defendiendo colores del Ajax (49 partidos disputados en los que acumuló 21 goles y 24 asistencias). A tenor de la fuente antes citada el director deportivo del cuadro bávaro Hasan Salihamidzic ha tenido la oportunidad de mantener una serie de contactos con el futbolista a fin de conocer su predisposición.

Entre las alternativas al africano se encuentra un viejo conocido de nuestra Liga, como es el caso del belga Yannick Ferreira Carrasco, actualmente en China defendiendo los colores del Dalian Yifang y que vería con buenos ojos la posibilidad de regresar a Europa. En último término están Steven Bergwijn (21 años), joven talento del PSV y el recientemente campeón de Europa sub’21 Dani Olmo, que considera que su ciclo en el Dinamo Zagreb ha terminado y busca nuevos retos.