El Manchester City cuenta en sus filas con un dúo espectacular que cerró su llegada desde la Bundesliga. Concretamente, se trata del formado por el belga Kevin de Bruyne y el alemán Leroy Sané. Pese a que finalmente su destino se encuentra ahora en Inglaterra, lo cierto es que la situación podría haber sido bien distinta. De hecho, el Bayern Múnich valoró sus fichajes, aunque no quiso pagar lo que le pidieron por ellos.

El que fuera técnico de la escuadra germana Pep Guardiola –ahora al frente del Manchester City- recuerda que «En mi etapa en el Bayern Múnich estábamos interesados en Leroy Sané y Kevin de Bruyne. Pero Sané no estaba dispuesto a cambiar y el Bayern no estaba dispuesto a pagar un traspaso enorme por De Bruyne».

Un desembolso de 124 millones

De Bruyne costó 74 M€ en 2015 con su movimiento del Wolfsburgo al Manchester City. Evidentemente, se trata de una cifra millonaria, pero la inversión valió la pena a la vista de su rendimiento. Lo mismo sucede con Sané, que cambió Schalke 04 por la escuadra citizen un año más tarde a cambio de 50 M€. Cabe recordar a este respecto las palabras de Karl-Heinz Rummenigge en 2016 cuando señaló que «Creo que es importante que los jóvenes tengan espacio y puedan jugar habitualmente. No se si esto se garantizaría en este caso» al ser consultado sobre el alemán y la presencia en las filas bávaras de Arjen Robben y Franck Ribery.

De este modo, no cabe duda que con un poco de previsión el Bayern Múnich no tendría ahora una plantilla completamente envejecida y que parece muy alejada del nivel que desearían sus aficionados. No cabe duda que los próximos mercados de fichajes tendrán en el Bayern Múnich a uno de sus grandes protagonistas.