31 goles encajados en 14 partidos. Ésa es la estadística que mejor ilustra el paso de Salvatore Sirigu (30 años) por el fútbol español. El italiano aterrizó en la Liga con el objetivo de impulsar una carrera que se había visto seriamente dañada por el desembarco de Kevin Trapp en el París Saint-Germain, pero lo cierto es que a estas alturas ni el número de encuentros jugados ni sus actuaciones se encuentran a la altura de lo esperado.

En principio, el futuro del arquero pasa por regresar al cuadro galo una vez concluya su periplo de cesión en Osasuna, sin embargo, una información que hoy publica Kicker se atreve a poner sobre la mesa una alternativa de futuro que, visto lo visto, podría calificarse de sorprendente, la del Bayern Múnich.

Según esta publicación, tras constatar que su actual segundo meta, el alemán Sven Ulreich, no termina de ofrecer el rendimiento deseado (ha sido titular en las tres últimas jornadas por lesión del intocable Manuel Neuer), el conjunto bávaro ha optado por dar el pistoletazo de salida a la búsqueda de un nuevo suplente y ha señalado al transalpino como una opción a tener en cuenta.

Forjado en el Palermo, el cancerbero tuvo que superar dos cesiones en Cremonese y Ancona antes de poder consolidarse en la primera plantilla de un cuadro siciliano con el que completó dos buenas campañas que permitieron su salto al PSG. Aunque en sus primeros cuatro cursos en el Parque de los Príncipes fue titular indiscutible, la llegada del citado Trapp supuso el inicio de una preocupante decadencia de la que, curiosamente, podría rescatarle uno de los mejores clubes de Europa.