El zaguero eslovaco de 23 años Milan Skriniar se ha convertido en uno de los principales nombres propio del mercado internacional. El futbolista, que desembarcó en el Inter de Milán en verano de 2017 procedente de la Sampdoria a cambio de 23 M€, ofreció ya un destacado rendimiento con el cuadro lombardo el pasado curso. Así, a lo largo de la temporada acumuló 40 partidos oficiales (38 en Serie A) en los que incluso logró marcar 4 tantos.

El zaguero está siguiendo por la buena senda en este curso y ya son 8 los partidos que ha disputado (720 minutos). Mientras tanto, se disparan las opciones de futuro para el jugador. Y es que varios son los equipos que se han interesado en la situación del futbolista con vistas a afrontar su fichaje, ya sea el próximo mes de enero o en el mercado estival.

Entre los posibles destinos que han emergido en el horizonte se encuentran FC Barcelona o Manchester United. Sin embargo, las altas demandas de un Inter de Milán que no abriría la puerta a la salida de su pilar defensivo si a cambio no ingresa al menos 85 M€ suponen en un elevado obstáculo para el cambio de aires. Cabe destacar a este respecto que el pasado verano ya se rechazó una oferta de 65 M€ procedente del Manchester City.

Ahora, y según podemos leer en Tuttosport, la nueva vía que se ha abierto para el futbolista. Y es que el Bayern Múnich también está muy pendiente de las evoluciones del jugador e intentará afrontar su fichaje el próximo verano. Con Jerome Boateng, Mats Hummels y Niklas Süle como alternativas para su defensa, la escuadra bávara será una de las grandes protagonistas en verano.