Después de que el pasado verano, ya en la recta final del mes de agosto, se frustrara su fichaje por el FC Barcelona, Ángel Di María estuvo la primera parte de la temporada como ausente o malhumorado en el PSG. Y por supuesto, lejos de su mejor nivel, algo que parece haber cambiado en este 2018.

Ha disputado 11 encuentros, ha anotado 9 goles y ha repartido 7 asistencias en las competiciones que ha disputado con los líderes de Francia. Un inicio de año espectacular para el Fideo, quien está en un momento de forma espléndido, lo que ha suscitado un lógico debate sobre si debe ser titular el miércoles en el Santiago Bernabéu.

«Ha marcado tres goles, está haciendo un hermoso comienzo para el año 2018. Tiene que seguir jugando así porque ha tenido 6 meses difíciles a pesar de que siempre ha seguido entrenando bien. Para los más jóvenes y para aquellos que no juegan mucho, Di María es un ejemplo», afirmaba el pasado martes Marco Verratti tras el hat-trick del argentino ante el Sochaux.

Kylian Mbappé fue más allá al pedir su titularidad en Champions League: «Todos sabemos muy bien lo importante que es Di María para nosotros, nos permite ganar partidos seguidos. Se merece estar en el once titular contra el Real Madrid, pero yo no soy el entrenador».

Evidentemente su estado de gracia es incuestionable, aunque otro asunto es ver ya cómo podría el entrenador vasco hacerle hueco en su alineación con la MCN por delante. Habrá que esperar unos días para descubrirlo…