Mientras en el grupo E los dos favoritos para pasar a octavos de final se batían en el Stadio San Paolo, en Austria el Red Bull Salzburgo abusaba de un inocente Racing Genk en defensa. Los austríacos vencían por 6-2 y la figura del encuentro fue sin duda el joven noruego Erling Haland.

Autor de 3 goles (todos en la primera parte), este joven atacante de apenas 19 años es ya internacional con Noruega y de hecho será la gran amenaza para la Selección Española de Robert Moreno en octubre. Pero antes de eso, el goleador es noticia al encontrarse actualmente en plena forma.

Suma 11 dianas en 7 partidos con su escuadra en el campeonato doméstico. Casi nada. Pero es que hace unos meses, en mayo, lograba hasta 9 dianas en el encuentro del Mundial sub’20 que su combinado nacional ganó a Honduras por 12-0. Nueve goles que lo pusieron pronto en el radar de importantes clubes.

Un goleador por tanto de raza, que además tiene buenos genes futbolísticos en su ADN al ser hijo de Alf-Inge Haland, ex jugador de la Premier League al que Roy Keane retiró con una brutal entrada hace años. El progenitor del delantero jugaba centrocampista y ahora su hijo es la gran esperanza del fútbol noruego junto con Martin Odegaard. Y de momento el máximo goleador de la Liga de Campeones.