Manchester City, Manchester United, Liverpool, Tottenham y Chelsea. Los cuatro primeros han accedido a octavos de final de la Liga de Campeones como primeros de grupo. Solamente el Chelsea ha quedado segundo tras el empate del pasado martes con el Atlético de Madrid y la victoria de la Roma ante el Qarabag, pero los blues estuvieron cerca de pasar como primeros a la siguiente fase.

Se presentan como el gran rival para el FC Barcelona en el sorteo, y también como el más probable según las cábalas que ya hacen los distintos medios. La entidad londinense ha sido de algún modo la excepción, ya que los anteriormente mencionados han dominado sus grupos y esto provocará que haya hasta 5 emparejamientos de octavos de final con presencia inglesa desde el mes de febrero.

Un hecho histórico, que sin duda disparará el índice UEFA de Inglaterra en los próximos meses, país que en los últimos años ha sido segundo por detrás de España en este ranking, gracias a las excelentes actuaciones de Real Madrid (3 títulos en el último lustro), FC Barcelona (1 título) y Atlético de Madrid (2 finales). Ahora los colchoneros no están en la siguiente ronda y es el Sevilla el que accederá como tercer representante español.

Tras unos años de fiascos en Europa, donde el curso pasado los diablos rojos salvaron el honor inglés al ganar la Europa League (no hubo ni un solo representante en semifinales de Champions), parece que Inglaterra vuelve a marcar el paso en el fútbol continental. Algo por otra parte esperado teniendo en cuenta que sus clubes son sin duda alguna los que más gastan del planeta.

El hecho de que los spurs hayan doblegado al vigente campeón, el Real Madrid, la superioridad mostrada por los citizens de Pep Guardiola en su juego, o la goleada de anoche del Liverpool ante el Spartak de Moscú, son perfectos ejemplos de un cambio de tendencia que ya se va produciendo en el fútbol europeo.