Atlético de Madrid 1 – 0 Bayer Leverkusen

El Atlético de Madrid afrontaba la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones con la necesidad de sumar un triunfo que dejara casi encarrilado su pase a los octavos de final. Después de salvar un empate contra la Juventus de Turín, junto con la victoria en el feudo del Lokomotiv de Moscú, los colchoneros querían recuperar sensaciones y volver a convertir el Wanda Metropolitano en un fortín. Todo ello tras ceder un empate con el Valencia en LaLiga Santander.

Por su parte, el Bayer Leverkusen venía con una imagen negativa en el Viejo Continente, dado que había dado su brazo a torcer en las 2 primeras citas. Tampoco mejoraban sus prestaciones en la Bundesliga, donde salió escaldado en el envite del pasado fin de semana con el Eintracht de Frankfurt. Kieran Trippier, que volvía a la titularidad con los rojiblancos, fue clave para alejar el peligro de los dominios de Jan Oblak en la internada inicial de los germanos. El contratiempo inicial para Diego Pablo Simeone iba a llegar con la lesión de José María Giménez, con quien el FC Barcelona tendrá un derecho de tanteo, por lo que fue sustituido por Mario Hermoso.

El cancerbero del Bayer Leverkusen estuvo a punto de cometer la acción surrealista de la jornada, previo intento de Ángel Correa, pero la acción quedó invalidada por fuera de juego. Kevin Volland probaría fortuna poco después, aunque Felipe Monteiro estaría imperial para impedir que se quedara mano a mano con Oblak. Estaba siendo superior el plantel visitante, lo que provocaba cierta tensión e incertidumbre en el seno de la afición rojiblanca. Renan Lodi haría el que sería casi el único disparo entre palos de los locales en el primer acto, pero sin demasiada mordiente.

También se asomaría Thomas Partey cerca de la medialuna, aunque su golpeo salió bastante desviado de los dominios de Lukáš Hrádecký. La última de los 45 minutos iniciales correría a cargo de Karim Bellarabi, si bien es cierto que el esférico acabaría en los dominios de Oblak. Después del paso por el túnel de vestuarios, el Atleti dio un paso al frente para sumar los 3 puntos. Héctor Herrera dispuso de una ocasión manifiesta de gol, un tanto que evitaría Hrádecký con una tremenda intervención.

Los alemanes reclamaron una posible pena máxima, pero el colegiado consideró que no hubo nada punible como para señalar el lanzamiento desde los 11 metros. Tendría que ser Lodi, uno de los mejores del Atlético de Madrid en el arranque de la campaña, el que hiciera una incursión por la izquierda. El brasileño, determinante como pocos en dicha parcela del campo, filtró un envío exquisito que sería aprovechado por Álvaro Morata (entró en la segunda mitad) para mandar el cuero directamente al fondo de las mallas de la meta de Hrádecký (1 – 0). El Leverkusen tuvo una ocasión más que interesante, pero Hermoso se mostró como un verdadero muro para culminar el triunfo de los colchoneros, más sufrido de lo previsto (7 de 9 puntos para el Atleti).