La cuarta jornada de la fase de grupos de la Champions League ya es historia. Tras dos días cargados de intensos partidos, llega el momento de hacer un repaso de lo acontecido y de poner en valor la actuación de aquellos jugadores que han aprovechado este magnífico escenario para dar buena cuenta de su talento.

Como se podía esperar, la portería de nuestro once tipo aparece ocupada por el costarricense Keylor Navas, responsable en gran medida de la victoria del PSG ante el Brujas. Por delante del tico, cuatro zagueros que también completaron su trabajo defensivo con solvencia y se sumaron al ataque con eficacia: el carrilero diestro Achraf Hakimi (Borussia Dortmund); los centrales Joachim Andersen (Olympique de Lyon) y Gabriel Paulista (Valencia), y el improvisado lateral zurdo César Azpilicueta (Chelsea).

La medular quedaría en manos de la dupla conformada por el galo Geoffrey Kondogbia , autor de un bello gol en la victoria del Valencia ante el Lille, y del ítalobrasileño Jorginho, quien volvió a mostrar sus dotes de director de orquesta en el trepidante Chelsea-Ajax. Por delante de ellos, una línea de tres mediapuntas en la que, lógicamente, hay espacio para el brasileño Rodrygo (Real Madrid), futbolista que sumó tres tantos y una asistencia; el coreano Heung Min Son (Totternham), firmante de un doblete, y del ruso Aleksei Miranchuk, quien, pese a la derrota del Lokomotiv de Moscú, trajo de cabeza a la zaga de la Juventus durante todo el choque.

Finalmente, para la delantera, nos hemos decantado por un futbolista que ayer entró en la historia de su equipo, el galo Karim Benzema. El punta consiguió dos tantos ante el Galatasaray y superó al mítico Alfredo di Stefano como máximo goleador del Real Madrid en la máxima competición continental.