FC Barcelona 3 – 1 Borussia Dortmund

El FC Barcelona quería convertirse en el segundo equipo español que garantizaba su billete hacia los octavos de final de la Liga de Campeones. Tras el empate del Real Madrid en el Santiago Bernabéu contra el PSG, los pupilos de Zinedine Zidane han avanzado a los cruces de la mejor competición de clubes a nivel continental. Valencia y Atlético de Madrid han pospuesto sus deberes hasta la cita decisiva, por lo que los culés anhelaban emular a su eterno rival. De hecho, Ernesto Valverde era consciente de la importancia del choque para ser primeros de grupo.

Una de las novedades de la alineación, además de las obligadas por las bajas, que idearon una defensa de circunstancias con Sergi Roberto, Samuel Umtiti, Clément Lenglet y Junior Firpo, acontecería en el centro del campo. Con Arthur Melo, descartado en Leganés, aguardando su ocasión en el banquillo, Valverde se decantaría por Sergio Busquets, Frenkie de Jong e Ivan Rakitić. Por tanto, el croata asumía la titularidad de cara a coger ritmo para la importante cita del domingo en el Wanda Metropolitano contra el Atlético de Madrid (’Busi’ está sancionado).

Lionel Messi, que parece ser el máximo favorito para conquistar el Balón de Oro, cumplía 700 encuentros con la elástica del Barça, quedando tan solo por detrás de Xavi Hernández en la historia azulgrana (767). No obstante, la primera ocasión manifiesta de gol del duelo correría a cargo de los hombres de Lucien Favre, previa pérdida de Rakitić en el círculo central. Aun así, entre Marc-André ter Stegen y Umtiti pudieron evitar el tanto del cuadro germano. La otra noticia del XI de los locales sería la presencia de Ousmane Dembélé en punta de lanza con Luis Suárez y Lionel Messi, mientras que Antoine Griezmann se quedaba esperando como suplente.

Habría que alcanzar el ecuador del primer acto para que se produjese la primera gran acción ofensiva del plantel blaugrana, con Messi filtrando un envío magnífico en profundidad que aprovecharía Suárez para perforar el fondo de las mallas de la meta custodiada por Roman Bürki. Pese a ello, el colegiado anularía el tanto (a instancias del VAR) porque el charrúa se encontraba ligeramente adelantado. La réplica la pondrían entre Achraf Hakimi (cedido por el Real Madrid) y Nico Schulz, aunque el árbitro invalidaría la acción por fuera de juego del de Berlín.

Dembélé, que estaba realmente motivado por verse las caras con el que fuera su equipo, no estaba demasiado acertado. Y la mala fortuna volvería a apoderarse del galo en forma de lesión, ya que se rompería al sufrir un encontronazo con un adversario. El primer parte médico del Barça desvela que las molestias físicas son en su muslo derecho, a lo que hay que añadir que los problemas que había tenido en el presente curso habían sido en el bíceps femoral de la pierna izquierda. Por tanto, saltaba Griezmann al césped del Camp Nou para ocupar el sitio de su compatriota.

Instantes después, Messi y Suárez se asociarían una vez más para que el rosarino le sirviera el cuero en bandeja de plata al ex del Liverpool, quien no desperdiciaría la oportunidad para, en esta ocasión sí, subir el 1 – 0 al electrónico con una gran definición. Tras avisar con una precisa acción individual, que no pudo finalizar con la puntería que acostumbra, el ’10’ de los culés firmaría el 2 – 0 con un disparo raso y cruzado ante el que nada pudo hacer Bürki. Mats Hummels se equivocó en la salida desde atrás, Frenkie de Jong conectó con Messi y, finalmente, Suárez le regalaría la diana a su socio tanto dentro como fuera del campo.

Como dato, destacar que Lionel Andrés Messi Cuccittin ha superado a 2 leyendas de la Champions como Raúl González y su némesis Cristiano Ronaldo. Con la diana transformada ante el Borussia Dortmund, el argentino ha visto portería contra 34 equipos en la Liga de Campeones, haciendo historia porque el español y el luso se han quedado en 33 oponentes (el ’7’ de la Juventus de Turín aún podría alcanzar este registro). Griezmann estuvo realmente cerca de quedarse mano a mano con Bürki, aunque Hummels sí que se mostró imperial en defensa.

Favre decidió mover ficha en el entreacto para dar entrada a Jadon Sancho, su estrella emergente, un cambio ofensivo porque reemplazaría a Schulz. El primer acercamiento al área rival de la segunda mitad lo tendría el Barça, ya que Messi buscó intencionadamente a Griezmann, pero su golpeo fue repelido con el pie por Bürki. El Camp Nou quería ver marcar a ’El Principito’ en Europa, con la mejor entrada de la temporada hasta la fecha (90.071 espectadores). Messi sería amonestado por fingir una pena máxima, aunque más interesante es la estadística de los 77 goles que se han fabricado entre Suárez y el de Rosario (41 asistencias del charrúa por 36 del argentino).

El ritmo se redujo considerablemente en los segundos 45 minutos, pero los visitantes pudieron recortar distancias. Para evitarlo, como ya es costumbre, emergería la figura de su titán alemán bajo palos. Messi pudo ampliar la renta de los suyos con un cabezazo, aunque sería Griezmann el elegido para dejar el choque totalmente encarrilado y casi visto para sentencia (3 – 0). Leo fue el responsable de habilitar al ex del Atlético de Madrid, al igual que estuvo cerca de emular a su amigo Paulo Dybala con un lanzamiento de libre directo, pero se estrelló en la mismísima cruceta. Jadon Sancho ejecutaría una auténtica obra de arte para poner el 3 – 1 en el marcador, a lo que se debe añadir que obligaría a Ter Stegen a intervenir para desviar su disparo lo justo (se estrellaría en el travesaño). Y no habría tiempo para mucho más, así que el Barça certifica su clasificación a octavos como primero de grupo (11 puntos), mientras que Borussia Dortmund e Inter de Milán (que ha ganado en Praga al Slavia) están empatados con 7 puntos. Además, los de Valverde encadenan 35 partidos seguidos sin conocer la derrota en casa en Champions: 31 triunfos y 4 empates.