Los aficionados madridistas tienen un cariño especial a Ámsterdam. Fue precisamente en esta ciudad donde el Real Madrid puso punto y final a una larga sequía en la antigua Copa de Europa. Fue el 20 de mayo de 1998 cuando el gol de Pedja Mijatovic en el minuto 67 ante la Juventus se traducía en el séptimo entorchado continental. Hacía 32 años que los blancos no levantaban al cielo la Orejona. Desde aquella celebración sobre el Amsterdam Arena han transcurrido dos décadas en las que el cuadro de Chamartín ha engordado sus vitrinas con otras seis Ligas de Campeones, las tres últimas de forma consecutiva.

Absoluto dominador de la máxima competición continental, el Real Madrid quiere seguir rompiendo récords. Y mientras cuenta en la recámara con las balas de la Copa del Rey (actualmente en semifinales) y la Liga (es segundo a seis puntos del FC Barcelona), la gran prioridad del equipo entrenador por Santiago Solari es la de volver a coronarse campeón de Europa en el Wanda Metropolitano y repetir título por quinta vez es seis años para agrandar su leyenda.

Una vez superada de forma solvente la fase de grupos, el siguiente escollo para los blancos es el Ajax. La ida en el estadio fetiche para los blancos se presentaba como una buena oportunidad para dar un importante paso al frente en la que es su competición y vivir una vuelta de octavos de final tranquila en el Santiago Bernabéu dentro de tres semanas. En frente, un Ajax que cuenta en sus filas con varios de los talentos más prometedores del panorama futbolístico actual y donde destacan tanto el zaguero De Ligt como el centrocampista Frenkie de Jong, cuyo fichaje confirmó el FC Barcelona hace apenas semanas.

El Ajax avasalla en la primera mitad

Y pese a todo lo bueno que ha venido ofreciendo el Ajax durante esta temporada, pocos hubieran esperado lo que ocurrió en la primera parte. Los locales se convirtieron en dueños del partido y absolutos dominadores del balón frente a un Real Madrid que apenas generó ocasiones de peligro. De hecho, la más destacada fue una buena jugada de Vinicius que culminó el propio brasileño con un disparo a puerta cuando apenas habían transcurrido quince minutos. Los de Ámsterdam, sin embargo, tuvieron bastantes más. En el minuto 25 Tadic se topaba con el palo y ya en el 35 Thibaut Courtois se hacía grande ante un Ziyech que se quedaba solo frente al belga y estrellaba el balón contra su cuerpo.

La jugada más controvertida de la primera mitad se dio en el minuto 37 cuando a la salida de un córner Tagliafico aprovechaba un barullo en el área tras un mal despeje de Courtois para poner el 1-0… si no hubiera sido por el VAR. El árbitro revistaba la jugada del tanto y lo anulaba debido a un fuera de juego de Tadic. Con el 0-0 inicial y una tremenda sensación de superioridad por parte de una escuadra local que acababa con once disparos a puerta llegábamos al descanso.

... y apareció Vinicius

La segunda mitad suponía un cambio de guión. Los locales habían desaprovechado demasiadas oportunidades y pocos dudaban que lo iban a pagar tras la reanudación. Y así fue. Karim Benzema tenía la primera oportunidad para los blancos en el minuto 50 y Neres replicaba un minuto más tarde. Los minutos iban pasando y el Real Madrid crecía poco a poco. Con Sergio Ramos imperial en el centro de la zaga y Luka Modric y Toni Kroos sumando importancia después de una primera parte en que estuvieron invisibles, el equipo de Solari se adueñaba del balón.

Y justo cuando se alcanzaba la hora de juego, llegó la jugada del partido. El protagonista, Vinicius. El brasileño cogía el balón en la zona de tres cuartos y tras deshacerse de dos defensas rivales cedía el esférico a Karim Benzema. El francés no desaprovechaba el regalo del talentoso extremo para definir a la perfección colocando el balón en la escuadra y poniendo el 0-1 en el marcador. Rápido, hábil y muy listo sobre el césped, el exfutbolista del Flamengo dará muchas alegrías al campeón de Europa. De Karim Benzema no hay mucho más que decir. Basta con echar un vistazo a sus registros y observar que ya es el cuarto máximo goleador de la Liga de Campeones tras Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Raúl. A su lado, Ruud Van Nistelrooy. Casi nada. El cambio traía consigo la salida del campo de Gareth Bale para dejar hueco a Lucas Vázquez cuya ausencia se estaba notando.

Pese a que el 0-1 dejaba la eliminatoria muy a favor de los blancos, el Ajax tiró de personalidad y volvió adueñarse con la pelota. El Real Madrid daba un paso atrás y el Ajax lo aprovechaba para igualar el marcador. Lo hacía en el 74 por medio de Ziyech. Pese a que el Real Madrid reclamó falta en la recuperación de los holandeses, el colegiado no lo consideró y así el empate era un hecho.

Y es precisamente ahí cuando apareció nuevamente el Real Madrid. El campeón de Europa se aprovechó del cansancio local para tirar de galones, mostrar jerarquía y dejar la eliminatoria muy a su favor. Lo hizo gracias al tanto de un Marco Asensio que culminaba una gran galopada de Dani Carvajal en el 88 para poner el 1-2 en el marcador. El Santiago Bernabéu dictará sentencia en tres semanas para una eliminatoria que tiene color blanco.