El Real Madrid ha conseguido una victoria balsámica en Estambul en la tercera cita de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Después de la derrota en París y el empate en casa contra el Brujas, era más que necesario el triunfo en el infierno turco del Galatasaray. El equipo merengue ha respondido a las mil maravillas, si bien es cierto que ha sufrido más de la cuenta para obtener los 3 puntos.

Toni Kroos ha sido el líder indiscutible en el terreno de juego, a lo que se debe añadir que ha sido el encargado de perforar el fondo de las mallas de la meta custodiada por Fernando Muslera. Aun así, el que sale totalmente reforzado del duelo de Champions de la noche del martes 22 de octubre es Thibaut Courtois. El belga ha firmado, probablemente, su mejor actuación bajo los palos del cuadro blanco.

El ex de Atlético de Madrid y Chelsea estaba siendo realmente criticado desde el arranque de la campaña, dado que, hasta el encuentro con el Galatasaray, acumulaba una estadística bastante negativa: llevaba menos paradas (8) que dianas recibidas (12) durante el presente curso. No obstante, Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, apuesta por completo por Courtois: «Nos ha salvado en la primera parte. Luego, hemos tenido muchas ocasiones claras y me hubiera gustado marcar más para no llegar así al final».

Es por ello que el cancerbero da un paso al frente para eludir el runrún que había en torno a su figura, ya que ha evitado 3 goles prácticamente cantados. A destacar, especialmente, la doble intervención en el tramo inicial del envite, lo que ha permitido que los blancos no se vieron con un resultado adverso (como ocurrió el sábado en Mallorca). «La primera parte fue un poco de ida y vuelta, pero en la segunda hemos controlado más. Yo no dudo de mí mismo, sé el portero que soy. Solo me interesan las críticas constructivas», ha manifestado Courtois. ¿Será su punto de inflexión?