Pese a que el partido se puso muy complicado para los blancos merced al tanto de Lorenzo Insigne, el Real Madrid protagonizó un brillante y solvente encuentro para remontar ante el Nápoles y poner la eliminatoria a su favor. Aunque habrá que esperar tres semanas para ver que equipo accederá a los cuartos de final, las sensaciones que han dejado los de Zinedine Zidane han sido tremendamente positivas.

Sin embargo, el entrenador francés no ha querido lanzar las campanas al vuelo. En la rueda de prensa posterior al encuentro el técnico ha reconocido que «No sé si ha sido el mejor en el juego. Lo que sí ha sido el mejor ha sido en la intensidad y la concentración. Contra un rival que venía en una racha muy buena era importante», al ser consultado sobre si había sido el mejor encuentro de los suyos en los últimos tres meses.

Todo abierto

«Hicimos un gran partido a pesar del mal inicio. Estoy contento. El resultado es lógico. James y Cristiano han hecho un gran partido. Hemos tenido muchas ocasiones para meter más goles. El Nápoles nos ha puesto en muchas dificultades (...) Allí será otro partido. Vamos a sufrir. Esto no está sentenciado», añadió.

Además, el francés no pudo ocultar su satisfacción con la actuación de su compatriota Karim Benzema, del que afirmó que «Yo estoy siempre feliz con él. Quizá el más, porque le faltaba su gol que no lo conseguía. Pero hace jugar a los demás mejor, siempre se asocia y cuando se mueve entre líneas es muy bueno».

A la hora de hablar del rival de hoy, Zinedine Zidane ha apuntado que el Nápoles «Ha sido un gran equipo, que nos ha puesto en dificultades. Ofensivamente nos podía hacer daño en cualquier momento», además de reconocer el porqué de la sustitución de Sergio Ramos. «Tenía un golpe, pero al final el tema de la amarilla ha influido. Él era el primero que no quería arriesgar», destacó.