El reto de Argelia cuando comenzó el Mundial era precisamente el de clasificarse para los octavos de final del torneo. No era un objetivo sencillo pero tampoco inalcanzable, ya que los africanos tuvieron suerte en el sorteo y no tenían el peor de los grupos para llevar a cabo su hazaña. Comenzaron bien ante Bélgica, pese a la derrota, y la clave estuvo en la goleada a Corea del Sur.

Por eso hoy a los de Halilhodzic les bastaba el empate ante Rusia para sellar su clasificación, y precisamente así ha terminado el choque gracias a un tanto de Islam Slimani. Este delantero de 26 años del Sporting de Portugal (29 partidos, 8 goles) es ahora mismo el héroe de su país.

Aunque Igor Akinfeev contribuyó bastante al gol con su mala salida, el ariete estuvo listo para aprovechar el error y cabecear a la red en el minuto 60. Además ya anotó ante los coreanos, de modo que es el máximo artillero del equipo. Hoy tuvo un discreto comienzo de partido, al igual que el resto de sus compañeros, pero poco a poco se fue entonando y lograba combinar con Brahimi y Feghouli para crear peligro.

Antes del gol avisó con otros dos cabezazos (29’, 43’), demostrando que cuenta con un gran poderío en el juego aéreo. Siempre se ofreció a sus compañeros para buscar peligro y por si fuera poco tuvo la ocasión de ser el autor del gol más importante en la historia de su país.