El grupo G venía marcado desde hace unas horas por la sospecha que despertaba el partido entre Inglaterra y Bélgica. Cuando vimos el calendario, pensábamos todos que este duelo sería muy interesante para cerrar la última jornada de la fase de grupos porque ambas selecciones se tenían que jugar en él la primera plaza. En esto no nos equivocábamos, pero sí en el hecho de que ninguna de las dos selecciones querría conquistar ese puesto de honor, pues a priori al que lo lograra le tocaría ir por la peor parte del cuadro en la fase final. Ambas selecciones, por tanto, viendo la entidad y la historia de los rivales camino a la final del 15 de julio, deberían buscar la segunda plaza para tener un camino teóricamente más asequible. Aunque en el fútbol, y más en un Mundial, no hay partidos fáciles, es inevitable pensar de este modo. Y así lo vimos en este duelo entre los pross y los diablos rojos, que salieron con muchos suplentes en el día de hoy.

Pueden justificarse las alineaciones de ambos seleccionadores en el hecho de querer reservar a jugadores, evitar tarjetas y dosificar a sus estrellas. Aunque por lo que veíamos en el campo, estaba claro que a ninguna de las dos selecciones le importaba no ganar. El empate favorecía a los ingleses, que por tarjetas se meterían como segundos. Y aumentaron de hecho esa renta en la primera parte porque los belgas verían dos amarillas más. Parecía por tanto el dilema decantado por ahí. Aunque estábamos también a expensas de que a algún equipo se le ocurriera marcar. O al menos acelerar el ritmo para buscar las porterías de Pickford o Courtois con mayor celeridad. Por eso apenas pudimos contabilizar acciones de peligro en ese primer acto. Marouane Fellaini y Ruben Loftus-Cheek tendrían las más claras a la salida de sendos saques de esquina. Bélgica, cuando tenía el balón, se dedicaba a hacerlo circular con parsimonia y sin profundidad. Mientras, Inglaterra se limitaba a enviar balones largos al siempre combativo Jamie Vardy, en busca de alguna jugada de peligro que tampoco se perseguía con ahínco. Sí vimos a algunos suplentes habituales como Januzaj, Thorgan hazard o Marcus Rashford, que debido a su juventud parecían querer reivindicarse. Pero en líneas generales ambos combinados se dedicaron a dejar pasar el tiempo en busca de algún nuevo aliciente que marcase el devenir del encuentro.

Ese aliciente, sin duda la gran joya que nos deja este partido, fue el golazo de Adnan Januzaj en el minuto 50. Ya decíamos que el joven de la Real Sociedad había sido en la primera parte uno de los jugadores más destacados, buscando constantemente la portería rival. La encontró en ese momento, con una gran maniobra plena de técnica y un gran gol con un disparo cruzado, un zurdazo inapelable al que Jordan Pickford no pudo llegar. Los diablos rojos mostraban así al menos sus ganas de ir a por el partido. O por lo menos parte de sus jugadores, pese a que supieran que eso les condenaba al lado difícil del cuadro final. Pero el tanto actuó también como un estimulante para Inglaterra, seguramente herida en su orgullo, ya que prefería un empate que también la dejara como segunda de grupo.

No jugaron los ingleses como un torbellino como hicieran en los instantes finales del encuentro ante Túnez, pero comenzaron a frecuentar algo más la portería de Thibaut Courtois. La ocasión más clara llegaría por parte de Marcus Rashford, que solo ante el portero del Chelsea mandó el balón fuera de forma incomprensible. Seguramente, de haber reinado todavía el empate en el marcador, se podría haber visto como un fallo seriamente sospechoso. Aunque los pross siguieron acumulando llegadas, con el paso de los minutos también fueron dando por buena esa derrota por la mínima, lo que propició que Bélgica decidiera dar otro paso al frente y lanzarse a por el segundo. No lo lograron los de Roberto Martínez porque Marouane Fellaini no estuvo acertado, pero al menos pusieron más fútbol esta noche y merecieron el triunfo. Solamente el tiempo dirá si han acertado o debían haber especulado más. Pero siempre se agradece la valentía en el deporte y hoy los belgas, con su victoria (0-1) han demostrado que el deporte es competir y buscar siempre la victoria.

MVP | Adnan Januzaj pide paso

En Inglaterra ya lo conocían porque defendió hace no mucho los colores del Manchester United, donde no terminó de cuajar. Ahora defiende Adnan Januzaj los colores de la Real Sociedad, que tiene una auténtica joya en sus filas, como ha demostrado esta noche y no solamente por su golazo, marca de la casa, driblando en el pico del área y chutando a la escuadra de Pickford con la zurda.

A lo largo de buena parte del encuentro lo hemos visto ser el jugador con más ganas de probar algo diferente sobre el campo, de desbordar y de marcar las diferencias. Ha querido reivindicarse para Roberto Martínez de cara a futuros compromisos, así que habrá que ver si el seleccionador belga decide contar más con él.

Túnez remonta a Panamá para salvar la honra

Probablemente estábamos ante uno de los partidos con peor cartel del campeonato, y más después de haber visto a ambas selecciones salir anteriormente goleadas de sus compromisos ante Bélgica e Inglaterra. Pero, ojeando este encuentro paralelamente con el otro del grupo G, daba gusto ver un fútbol distinto, un partido con ritmo y con dos escuadras que pese a sus limitaciones técnicas pusieron coraje en el campo. Se jugaban el prestigio de sus países, que no suelen estar en estas competiciones (los americanos pisan un Mundial por vez primera). Y esto era suficiente para que tuviéramos un duelo entretenido que comenzó con claro dominio africano. Los tunecinos se estrellaron contra Jaime Penedo, el central Román Torres, o bien la mala fortuna.

Bel Youssef era el jugador más destacado en el frente ofensivo de Túnez, y gozaría de las mejores ocasiones en ese primer acto. También Sliti desde la banda izquierda comenzó haciendo mucho daño, pero el gol que abriría definitivamente el partido iba a llegar del lado panameño. Un disparo tras un rechace de José Luis Rodríguez sería desviado por un defensa tunecino y acabaría en la meta de Mathlouthi. Un gol, el segundo de Panamá en la historia de los Mundiales, que desataba la locura del lado centroamericano y mandaba con ventaja a esta selección al descanso.

Una ventaja que no iba a durar demasiado, y que pronto pondría las cosas en su sitio para lástima de los aficionados de Panamá, que se llevará sin duda un gran recuerdo de su primer Mundial pese a no haber logrado un triunfo. Era Fakhreddine Ben Youssef el que anotaba el gol de los africanos, tras una gran jugada colectiva y prácticamente a puerta vacía. Un tanto que despertó el ansia de los tunecinos por hacerse con los tres puntos y despedir esta Copa del Mundo con un gran sabor de boca.

Sería Wahbi Kahzri el encargado de materializar apenas 15 minutos después, en el 65’, una remontada que se consumaba de forma rápida y provocaba que se cumplieran los pronósticos, ya que Túnez partía como favorita para hacerse con la tercera plaza. No obstante, Panamá nunca se vino abajó e incluso dispuso este combinado nacional de algunas ocasiones, por medio del siempre activo Edgar Bárcenas, otro jugador interesante que hemos podido ver estos días. De hecho en los instantes finales Panamá gozó de varias oportunidades, pero no llegó a definirlas y lamentablemente se tuvo que despedir con tres derrotas. Al final, ambas se van de Rusia como se esperaba, y no estarán en la siguiente fase. Una fase de octavos de final que podrán seguir con nosotros desde este sábado, pues mañana tendremos una merecida jornada de descanso. Pero no se olviden de que la actualidad del mercado sigue y aquí se la contaremos.

MVP | Ben Youssef encontró premio

Seguramente muchos hayamos descubierto en este Mundial de Rusia a Fakhreddine Ben Youssef, ese jugador que destaca en las imágenes de Túnez por su cabello pelirrojo. Defiende los colores del Al Ittifaq de Arabia Saudí y está por tanto alejado de los focos más mediáticos del fútbol.

Hoy ha marcado el primer gol de Túnez, y como en los encuentros anteriores ha vuelto a demostrar su gran carácter en el terreno de juego, condición que suple en muchas ocasiones su falta de otros recursos técnicos, que también han quedado en evidencia. A base de pundonor ha liderado hoy a su país a una importante y balsámica victoria para despedir el Mundial.