Convertida en una de las grandes favoritas al título después de una brillante primera fase y doblegar a Argentina en los octavos de final pese a ver como la Albiceleste se ponía por delante en la segunda mitad, Francia tenía hoy a otro rival de primer nivel con motivo del primero de los choques de cuartos de final de esta Copa del Mundo de Rusia. Se trata de una Uruguay que pese a no contar con uno de sus grandes referentes como Edinson Cavani siempre se presenta como un equipo muy a tener en cuenta. De esto pueden dar fe sus cuatro rivales hasta ahora, el último una Portugal que se vio superada en prácticamente en todos los aspectos en el anterior choque.

Los de un Didier Deschamps que decidió apostar por un 4-3-3 con la presencia del Tolisso como relevo de un sancionado Blaise Matuidi saltaron al terreno de juego con las ideas claras y el deseo de hacer con el control de un partido. Los galos lograron su objetivo y, pese a que Uruguay se plantó muy bien sobre el terreno de juego, el combinado francés fue el que controlaba el esférico. La sensación de peligro por parte de los de Deschamps era constante pero las ocasiones no acaban de llegar. Así, la más clara en los primeros treinta minutos fue la que tuvo Kylian Mbappé en su cabeza y tiraba por encima del larguero. Era el minuto 15.

Francia golpea primero y Muslera hace el resto

Mucho más acertado estuvo el central Raphaël Varane. El zaguero del Real Madrid remataba a la perfección un centro de Antoine Griezmann a la salida de un saque de falta para poner justicia en el marcador y situar el 1-0. Pese a que no estaba generando demasiadas ocasiones, el dominio era palpable y el tanto daba un impulso a los franceses cuando habían transcurrido 41 minutos. Pudo igualar el marcador el combinado charrúa en el minuto 43 cuando Hugo Lloris sacaba una mano espectacular para repeler el remate de cabeza de Martín Cáceres al saque de una falta lateral. Tras el rechace Diego Godín enviaba el balón a las nubes pese a estar a unos centímetros de la portería.

Terminaba así una primera parte marcada por el notable desempeño de Kylian Mbappé con sus buenas combinaciones y aprovechamiento de espacios en velocidad. También destacada fue la labor tanto de Olivier Giroud fijando a Diego Godín y José María Giménez como Antoine Griezmann y su incansable labor en el juego entre líneas. Y es que si algo dejó en el haber de los franceses la primera mitad fue su gran lectura del choque y del planteamiento de Tabárez.

Y pese a que Uruguay tenía la necesidad de dar un paso al frente con la intención de igualar el partido y encontrarse en disposición de soñar con la clasificación, el guardameta charrúa Fernando Muslera se encargó de cortar de raíz cualquier posibilidad. Después de una primera acción en el 47 en la que un intento de regate sobre Antoine Griezmann estuvo a punto de costarle muy caro, el arquero fue incapaz de hacerse con un lanzamiento lejano del propio atacante francés que acababa introduciéndose en su portería (2-0). Era el minuto 61, pero el partido ya había terminado. Los últimos minutos no dejaron ninguna ocasión clara para una selección uruguaya que notó en exceso la ausencia de Edinson Cavani y a la vista de la edad de varias de sus piezas claves deberán someterse a un profundo proceso de regeneración si quiere seguir siendo protagonista en los grandes torneos.

MVP | N’Golo Kanté devora al centro del campo urguayo

Pese a la buena labor tanto de Antoine Griezmann (autor del tanto que sentenciaba el choque cuando restaban treinta minutos para el final) y los destellos de calidad del vertiginoso Kylian Mbappe, hay que destacar la labor del incansable N’Golo Kanté. Ausente su habitual compañero de medular Blaise Matuidi, el centrocampista de los bleus volvió a emerger para convertirse en un auténtico muro e impedir los avances rivales. Erigido en unos de los mejores centrocampistas del torno, no cabe duda que su gran aportación está siendo clave para que los suyos estén en semifinales.