Tras el 5-0 ante Rusia, Juan Antonio Pizzi dejó en el banquillo al meta Abdullah Al-Mayouf. Aunque la derrota de Arabia Saudí en el partido inaugural no solo tuvo que ver con la irregular actuación de su cancerbero, el técnico optó por sacarle del once inicial y dar el testigo a Mohammed Al Owais. Esta decisión marcó el devenir del encuentro, pero no lo hizo de la forma que, sin duda, esperaba el argentino. De hecho, cuando el choque comenzaba a ser bastante más confuso y difícil de lo que seguramente esperaba Uruguay, el arquero del Al-Ahli Jeddah firmó una pésima salida en un córner botado desde su derecha y permitió a Luis Suárez subir el 1-0 al marcador (minuto 21).

El tanto aclaró el panorama del combinado charrúa, un conjunto que presume de defensa sobria y eficaz y de delantera contundente, pero que parece incapaz de generar juego en su parcela ancha. Matías Vecino y Rodrigo Bentancur son jugadores comprometidos e insistentes, pero de sus botas apenas fluye juego. Que el Cebolla Rodríguez fuera el medio con más incidencia en las acciones ofensivas es el mejor síntoma de lo ofuscada que estaba Uruguay y de, por lo tanto, lo mucho -o muchísimo- que debía agradecerle a Al Owais.

Uruguay no quiere, Arabia Saudí no puede

El partido, que ya presentaba un color gris bastante oscuro, se ennegreció por completó en el segundo acto. Y la culpa hay que echársela a, en gran medida, una selección charrúa que se conformó con el botín logrado en la primera parte y se limitó a defenderse con orden y asomarse al ataque en contadísimas ocasiones. Demasiado poco, para un equipo que cuenta con Suárez y Edinson Cavani, dos jugadores que este curso han acumulado un total de 71 tantos y que en realidad sólo necesitan un pase en mínimas condiciones para hacer gol.

Afortunadamante para ellos, Arabia Saudí fue un rival tan pobre que la victoria nunca corrió peligro. El combinado árabe dominó la posesión durante grandes fases del choque e intentó mover el balón de un lado a otro tal y como mandan ciertos cánones, pero en realidad nunca llegó a inquietar a un Fernando Muslera que salvo por una salida en la que chocó contra un atacante rival, apenas tuvo que intervenir. Por cierto, aunque su error en el primer acto resultó determinante, Al Owais pudo redimirse mínimante en el tramo final del choque al sacar con las piernas un disparo de Cavani...

MVP | Luis Suárez encendió la única luz del partido

Corría el minuto 21 cuando, tras una nefasta salida de Mohammed Al Owais, el delantero del FC Barcelona, Luis Suárez, lograba enviar al fondo de la red un saque de esquina botada desde el costado zurdo del ataque. Fue la casi única aparición del punta en todo el partido y una de las escasísimas acciones ofensivas de uno de esos choques que conviene borrar cuanto antes de la memoria.