Pasaban dos minutos del tiempo reglamentario cuando Bastian Schweinsteiger enviaba al fondo de la red un preciso pase de Mesut Özil y ponía el 2-0 definitivo a un marcador que nunca pareció tan claro para Alemania. Los germanos se gustaron en ataque, pero mostraron una terrible debilidad defensiva que a punto estuvo de amargarles su debut en la Euro 2016.

Sobre el papel, el esquema de Alemania presentaba un 4-2-3-1 en el que Mario Götze figuraba como falso 9 y en el que la línea de mediapuntas quedaba configurada, de izquierda a derecha, por Julian Draxler, Mesut Özil y Thomas Müller. En la práctica, ninguno de estos cuatro jugadores ocupó una posición fija, circunstancia que, en especial en los primeros minutos, generó un profundo desconcierto en la defensa de Ucrania.

Aunque la pelota circulaba con celeridad y con bastante criterio, también daba la sensación de que el cuadro de Joachim Löw podía desmoronarse en cualquier momento. Entre Toni Kroos y la zaga quedaba mucho espacio libre y ni Howedes ni Hector lograban cerrar los costados. Demasiadas vías de agua para un equipo con aspiraciones.

Gigante con pies de barro

Ni siquiera el gol, sumado por Mustafi tras falta botada por Kroos, sirvió para que la retaguardia germana se entonase. Konoplyanka ya había avisado antes de la diana inicial, y tanto Manuel Neuer como Jerome Boateng tuvieron que dar muestras de su elasticidad para sacar sobre la línea dos balones que se colaban. Si no llegó el empate fue simplemente por falta de calidad en el remate, porque méritos, los ucranianos hicieron de sobra.

Poco cambió el decorado en la segunda parte. Alemania seguía hilvanando el juego con bastante precisión, gracias también al buen trabajo de Kroos, el encargado de poner en marcha la maquinaria, pero sus defensas continuaban sin dar síntomas de solidez. De hecho, Manuel Neuer tuvo que salvar una vez a más a los suyos con una buena intervención a disparo de Rakitskiy.

Por fortuna para los teutones, Ucrania se fue quedando sin fuelle a medida que pasaban los minutos y sus llegadas al área rival se fueron espaciando en el tiempo. Pudo sentenciar entonces Alemania, pero Pyatov sostuvo a los suyos y nos llevó a otro final apretado, el enésimo en esta Euro. En estos estertores del choque volvieron a florecer las miserias defensivas germanas y sólo una contra bien llevada por Özil y perfectamente definida por el recién entrado Schweinsteiger logró acabar con el sofoco de un equipo tan lúcido en ataque como frágil en defensa.

Las notas de la redacción para los jugadores de Alemania:

Las notas de la redacción para los jugadores de Ucrania:

El hombre del partido - Manuel Neuer:

Es cierto que Toni Kroos brilló en la construcción y que, en general, los cuatro hombres que siempre tuvo en ataque el cuadro teutón mantuvieron un tono notable durante todo el encuentro, pero también resulta incuestionable que sin las tres soberbias intervenciones de Manuel Neuer en momentos puntuales del choque, el debut de Alemania podría haber sido bastante más amargo.

Aunque cualquier equipo que quiera aspirar a un cetro continental debe presumir de arquero de garantías, lo cierto es que si quiere acabar levantando el trofeo que acredita al ganador, el cuadro de Joachim Löw deberá mejorar considerablemente sus prestaciones defensivas para evitar que el meta del Bayern Múnich tenga que hacer horas extra.