El Atlético de Madrid busca esta noche frente al Olympique de Marsella la que sería su tercera Europa League, después de las conseguidas en 2010 y 2012. La última de ellas fue precisamente con Diego Simeone al mando, frente al Athletic de Bilbao, el primero de los cinco títulos obtenidos en seis años.

El argentino ha plantado a los colchoneros en otra final después de la anteriormente citada y de las dos de Liga de Campeones perdidas ante el Real Madrid. Y lo hace ahora con Antoine Griezmann como gran referente. El delantero francés regresa a su casa antes de fugarse previsiblemente al FC Barcelona. Suma 27 goles y 15 asistencias esta temporada, lo que da una idea de la importancia que tiene en su escuadra.

El referente del equipo rival es compatriota suyo. Dimitri Payet, autor de 10 goles y 27 asistencias en este curso, es un jugador de pura fantasía. Un futbolista al que Rudi García ha sabido sacar el máximo rendimiento. Este técnico, campeón de la Ligue 1 con el Lille en 2011, ha formado un bloque sólido con jugadores con mucho talento en ataque.

Y todo ello en un gran escenario como es el Stade de Lyon, inaugurado antes de la pasada Eurocopa de 2016, y que albergó una de las semifinales de aquel torneo. Un campo imponente, actualizado con todas las comodidades del siglo XXI, que hoy nos ofrecerá un gran encuentro.