Si algo le debería haber quedado claro al Sevilla tras el partido de ida es que eliminar al Slavia de Praga pasaba por dominar el esférico la mayor parte del tiempo posible y evitar un choque de ida y vuelta. En el Ramón Sánchez Pizjuán, los hispalenses dejaron correr más de la cuenta a su rival y los checos, que no destacan por su disciplina táctica, pero sí por su fogosidad, aprovecharon la coyuntura para sacar un más que interesante empate a dos.

Pues bien, lejos de aprender esta lección, el combinado español volvió a caer en el mismo error y saltó al césped del Eden Arena con un exceso de sosiego que, como cabía esperar, fue aprovechado por los locales para imponer su fútbol intenso y adelantarse en el marcador antes del primer cuarto de hora. El 1-0 llegó en un saque de esquina botado por Miroslav Stoch que el camerunés Ngadeu-Ngadjui acabó empujando a la red tras previo cabezazo de Milan Skoda. En toda la acción quedo patente que los andaluces aún estaban lejos de ser conscientes de lo mucho que se estaban jugando.

Tras el mazazo, los de Pablo Machín lograron meterse al fin en el partido y empezaron a jugar con la pausa requerida. Aunque no gozaron de ocasiones nítidas, en una de sus escasas llegadas, el meta Ondrej Kolar se pasó de frenada en una salida lateral y derribó con claridad a Quincy Promes. El galo Wissam Ben Yedder asumió la responsabilidad y anotó el penalti que volvía a situar a los suyos a un gol de los cuartos (44’).

El Sevilla sucumbe en la prórroga

Por cómo habían concluido los primeros 45 minutos podía intuirse que el partido se reanudaría con un Sevilla dominante y un Slavia a la expectativa. Sin embargo, nada más arrancar el segundo tiempo, Jesús Navas derribó a Jan Boril dentro de su propio área y el colegiado señaló un discutible penalti que cambió el guión del choque. De hecho, tras ver como Tomas Soucek anotaba el 2-1 (47’), los sevillistas tuvieron que meter una marcha más y permitir otra vez un encuentro con más espacios y con mayor intercambio de golpes.

Aunque los checos ofrecen su mejor cara cuando las marcas se relajan y el balón va de un lado a otro con velocidad, el equipo andaluz reaccionó a tiempo y alcanzó el empate apenas ocho minutos después. El exbarcelonista Munir, jugador que poco a poco va asumiendo galones, aprovechó un par de rechaces a la salida de un córner para enganchar una sensacional volea desde la frontal ante la que nada pudo hacer Kolar.

Con continuas idas y venidas, pero con tan solo una ocasión de verdadero peligro que reseñar (saldada con paradón de Kolar a cabezazo de Ben Yedder), el partido alcanzó su final y se vio abocado a una dramática prórroga. En el tiempo extra, los de Machín llegaron soñar con la clasificación tras el tanto de Franco Vázquez (98’), pero el Slavia, que hace del frenesí virtud, volvió a tirar de testosterona y acabó remontando el choque. Mick Van Buren (102’) e Ibrahim Traore (118’), con un disparo que incomprensiblemente no pudo sacar Simon Kjaer bajo palos, dieron la victoria a los suyos (4-3) y certificaron la eliminación de un Sevilla que nunca supo acertar con la velocidad que el encuentro requería.

Octavos de final (vuelta)

Dinamo Kiev 0–5 Chelsea

Krasnodar 1–1 Valencia

Salzburgo 3–1 Nápoles

Benfica 3-0 Dinamo de Zagreb

Slavia de Praga 4–3 Sevilla

Villarreal 2–1 Zenit de San Petersburgo

Arsenal 3–0 Rennes

Inter de Milán 0-1 Eintracht Frankfurt

(En negrita, equipos clasificados para cuartos de final)