Tras cosechar cuatro victorias consecutivas y sumar nada menos que 17 tantos, el Sevilla encaró su segundo choque de la fase de grupos de la Europa League con ese plus de confianza que dan los resultados positivos y con la sensación de que, tras un arranque de curso algo dubitativo, al fin ha logrado asimilar ese estilo tan personal que trata de imprimir Pablo Machín.

Aunque las expectativas eran, por tanto, elevadas, lo cierto es que los andaluces se toparon desde el comienzo con un rival sumamente incómodo que le impidió jugar el balón con fluidez y que, además, generó mucho peligro en casi cada acción ofensiva. Eso sí, tras superar esta primera fase de acoso en la que sufrieron hasta dos remates al larguero, los hispalenses comenzaron a entonarse y lograron alcanzar el descanso con ventaja. El tanto corrió a cargo de Nolito (43’), un futbolista que ha sido relegado a un papel residual en Liga, pero que en Europa, por aquello de las rotaciones, puede terminar encontrando una evidente tabla de salvación.

Ya que no hay dos sin tres, tras el paso por los vestuarios y cierto periodo de alternancia sin ocasiones claras, el Krasnodar volvió a tropezar con la madera en el 54 (tras un remate de Viktor Claesson). Aunque el aviso parecía claro, el Sevilla no terminó de escucharlo y dio pie a un final de partido muy abierto en el que el equipo que hasta ese momento parecía negado de cara al gol fue capaz de sumar dos magníficos tantos que sirvieron para voltear por completo el electrónico.

El gol de Matias Pereyra, tras finalizar una preciosa jugada colectiva (72’), y el de Tornike Okriashvili (86’), al rematar de chilena un centro lateral, resultaron definitivos y cortaron la fenomenal racha de un combinado de Nervión que no supo controlar el choque cuando el marcador le era favorable y que tampoco mostró la solvencia necesaria para defender el botín cosechado cuando el partido se acercaba a su recta final.

Aunque todavía restan cuatro partidos por delante hasta que concluya esta fase, el Sevilla ya sabe que debe ganar dentro de 15 días al Akhisarspor turco para evitar que este tropezón en tierras rusas complique más de la cuenta su acceso a la siguiente ronda.

El Villarreal evita la derrota en tiempo de prolongación

El Villarreal sigue subido en su particular montaña rusa. El cuadro amarillo, que tan pronto es capaz de firmar victorias de brillo (el 0-3 ante el Athletic Club en San Mamés es un buen ejemplo) como de perder en casa ante un recién ascendido (el pasado fin de semana, frente al Real Valladolid) bastante tuvo con salvar un empate en su visita a tierras rusas.

El choque en sí fue igualmente un vaivén de sensaciones contrapuestas. De un arranque algo espeso, en el que el Spartak de Moscú se mostró más incisivo, se pasó a un periodo de dominio visitante provocado por el sensacional gol del camerunés Karl Toko Ekambi (13’). Sin embargo, a falta de poco más de diez minutos para la conclusión del primer acto, los rusos se toparon con un penalti por mano de Pablo Fornals y establecieron una igualada (por mediación de Zé Luís) que dio pie a unos minutos en los que el submarino amarillo volvió a exhibir flaqueza

De regreso al césped tras el tiempo de descanso, el brasileño Fernando cometió un error al no despejar convenientemente un balón que circulaba por la frontal y permitió a Pablo Fornals sumar un gol que volvió a cambiar el rumbo del partido (49’). Eso sí, como podía esperarse, la historia del choque no se acabó con este tanto, ya que lejos de intentar controlar el balón, los castellonenses se dejaron ir y acabaron siendo atropellados por un rival que tiro de orgullo y remontó el partido gracias al acierto de Zé Lúis y Sofiane Hanni (82’ y 85’) y, en especial, a la falta de tensión visitante.

Aunque la derrota acechaba, en tiempo de prolongación, el Villarreal dio una nueva vuelta de tuerca al partido y sacó un penalti que Santi Cazorla materializó con tranquilidad (pese a no lograr un gol desde hace dos años) y que sirvió para establecer un 3-3 que puede parecer válido visto lo visto, pero que no esconde los tremendos problemas de personalidad de un equipo amarillo que suma apenas dos puntos tras las dos primeras jornadas de Europa League.

Resultados 2ª jornada, fase de grupos:

Astana 2-0 Rennes

FC Zürich 1-0 Ludogorets

Bayer Leverkusen 4-2 AEK Larnaca

RB Salzburgo 3-1 Celtic

Rosenborg 1-3 RB Leipzig

Zenit 1-0 Slavia Praga

Girondins Burdeos 1-2 Copenhague

Anderlecht 0-2 Dinamo Zágreb

Fenerbahçe 2-0 Spartak Trnava

Qarabağ 0-3 Arsenal

Vorskla 1-2 Sporting de Portugal

AC Milan 3-1 Olympiakos

Real Betis 3-0 Dudelange

Rangers 3-1 Rapid Viena

Spartak Moscú 3-3 Villarreal

Eintracht Frankfurt 4-1 Lazio

Apollon 2-2 Olympique Marsella

Sarpsborg 3-1 Genk

Malmö 2-0 Beşiktaş

Standard Lieja 2-1 Akhisar

Krasnodar 2-1 Sevilla

Jablonec 2-2 Dynamo Kiev

Chelsea 1-0 Vidi

BATE 1-4 PAOK