Tras encajar nada menos que 27 tantos en los 21 partidos oficiales que ha disputado esta temporada, el meta Richard Strebinger decidió echar el cerrojo a su portería. El austriaco, que había recibido 5 goles en el choque disputado hace quince días en el Estadio de la Cerámica, dejó atrás cualquier tipo de duda sobre su valía y se esforzó por amargar la tarde al Villarreal.

Aunque los de Javi Calleja apostaron por desplegar un fútbol vertical y vistoso -del que por cierto apenas hay rastro en la Liga-, el arquero fue desbaratando una tras otra todas las ocasiones generadas por el rival. Eso sí, en alguna de ellas, la falta de chispa del este año casi inédito Nicola Sansone también fue decisiva para que los amarillos alcanzasen el descanso con su marcador a 0.

Por fortuna para los de La Plana, tampoco el Rapid de Viena fue capaz de mover el suyo. Los centroeuropeos, que también andan de capa caída en su liga, se aferraron a Strebinger y apenas dieron señales de vida en ataque. Eso sí, en una acción aislada, estuvieron muy cerca de hacer blanco, pero Veton Berisha no supo sacar partido al grave error de un Víctor Ruiz que se hizo un inexplicable lío al intentar sacar el balón jugado.

Tampoco llega el gol tras el descanso

Tal vez desmotivado por su falta de acierto, el Villarreal perdió fuelle en el segundo acto. Aunque Calleja dio entrada a Toko Ekambi en busca del ansiado gol, fue el Rapid quien dio mayor sensación de peligro en todo este periodo. De hecho, la mejor ocasión de los visitantes se hizo esperar hasta el minuto 95. Fue, eso sí, clarísima, ya que un zaguero austriaco tuvo que sacar sobre la misma línea un balón servido por Ekambi desde la derecha.

De nuevo maniatado por esa escasa pegada que ha mostrado en determinadas fases de este curso, el submarino amarillo regresa a casa con un empate que le sirve para mantenerse como líder del Grupo G, pero que ni mucho menos le garantiza su pase a la siguiente ronda. En estos momentos, los cuatro equipos implicados se mueven en un margen de dos puntos de distancia, por lo que los dieciseisavos pasan por al menos puntuar ante el Rangers a domicilio y superar al Spartak de Moscú en casa en la última jornada.

Éver Banega saca de un apuro al Sevilla

Tan abismal resultó la diferencia entre ambos equipos en el choque disputado hace un par de semanas en el Ramón Sánchez Pizjuán (6-0) que ni siquiera el factor campo parecía argumento suficiente para que el modesto Akhisar pudiese poner en apuros al Sevilla. Por eso, a nadie le debe extrañar que a los 12 minutos de juego, los hispalenses dominasen ya todas las estadísticas y contasen con un gol de ventaja en el marcador. El tanto, obra de Nolito, puso el colofón a un buen arranque de choque en el que los visitantes apenas dejaron respirar a su rival.

Aunque trató de reaccionar tras el gol, el cuadro turco volvió a ser presa de su falta de creatividad en ataque y apenas logró inquietar a su rival (no disparó ni una sola vez a puerta en el primer acto). De hecho, también como podía esperarse, fue el Sevilla el que volvió a sacar partido a su mayor pericia ofensiva antes del descanso y acabó marcando el 0-2. Su autor, el colombiano Luis Muriel, quien apenas tuvo que empujar al fondo de las mallas un buen envío de Quincy Promes (minuto 38).

Visto lo visto, costaba creer que el guión pudiese sufrir alguna alteración tras el paso por vestuarios. Pues bien, ya fuese por orgullo de unos o por relajación de otros, o seguramente por ambas cosas. lo cierto es que los segundos 45 minutos depararon un desarrollo completamente distinto. El Akhisar entendió que tenía poco o nada que perder y se lanzó decididamente al ataque y el Sevilla, lejos de mantener la calma, se ofuscó más de la cuenta y acabó por dar pie a una segunda parte en la que, de repente, la diferencia de calidad de ambas escuadras quedó reducida al mínimo.

Por fortuna para los hispalenses, un gol de Éver Banega desde el punto de penalti a escasos tres minutos del final dejó sin validez el arreón de un combinado turco que entre los minutos 52 y 78 logró anotar dos tantos (obra de Elvis Manu y Onur Ayik) y que, incluso, llegó a marrar un penalti (Güray Vural estrelló su disparo en el palo). Tras esta sufrida victoria, y el triunfo del Krasnodar ante el Standard de Lieja, los de Machín han dejado bastante encarrilado su acceso a la siguiente ronda. De hecho, un simple empate ante el cuadro belga en el próximo partido serviría para sacar el billete.

Resultados 4ª jornada, fase de grupos:

GRUPO D

Fenerbahçe 2-0 Anderlecht

GRUPO G

Rapid Viena 0-0 Villarreal

Spartak Moscú 4-3 Rangers

GRUPO H

Lazio 2-1 Olympique de Marsella

Apollon 2-3 Eintracht Frankfurt

GRUPO I

Genk 1-1 Beşiktaş

Malmö 1-1 Sarpsborg

GRUPO J

Akhisar 2-3 Sevilla

FC Krasnodar 2-1 Standard de Lieja

GRUPO K

Astana 2-1 Jablonec

Dinamo de Kiev 3-1 Rennes

GRUPO L

Vidi 1-0 PAOK

BATE 0-1 Chelsea