Apenas 9 minutos necesitó el Manchester United para dejar claro que, pese a la incertidumbre generada por el marcador de la ida (1-1), no estaba dispuesto a dejarse sorprender por el Anderlecht. Los diablos rojos saltaron al campo con la intención de dominar por completo el juego y fue el armenio Henrikh Mkhitaryan quien se encargó de transformar esas buenas intenciones en el 1-0.

Tras el tanto, el meta español Rubén sostuvo a los suyos y evitó que el partido quedase sentenciado antes de tiempo. De hecho, tras un primer aviso de Frank Acheampong y un segundo de Leander Dendoncker, el argelino Sofiane Hanni acertó con la portería de Sergio Romeró y volvió a equilibrar la eliminatoria antes del descanso.

Aunque lo intentó por todos los medios durante la segunda parte, el conjunto británico no logró sentenciar su esperado pase a semifinales hasta el arranque del segundo tiempo de la prórroga. De hecho, hasta el gol anotado por Marcus Rashford en el minuto 106, tras una brillante acción individual, los delanteros ingleses se habían topado de nuevo con un sensacional Rubén que a punto estuvo de dar un disgusto a José Mourinho.

El Olympique de Lyon entra en semifinales desde el punto de penalti

Si el partido de ida ya había deparado emociones fuertes por culpa de los desgraciados incidentes en los prolegómenos del choque y por un marcador que no quedó resuelto hasta los instantes finales, el de vuelta no se quedó atrás y tuvo que esperar hasta el octavo penalti de la tanda para quedar resuelto.

El héroe del choque fue, finalmente, Maxime Gonalons, quien se encargó de anotar la pena máxima que metió al Olympique de Lyon en semifinales. Mucho antes, Anderson Talisca, en dos ocasiones (27’ y 58’), y el inagotable Alexandre Lacazette (34’) habían firmado el 2-1 que obligaba a enviar el partido al ya relatado agónico final.

El Ajax resucita en la prórroga y frustra la remontada del Schake 04

Por lo acontecido en el partido de ida, no parecía que el Schalke 04 contase con demasiadas opciones de darle la vuelta a la eliminatoria. Es más, tras marcharse con empate a cero al descanso, la mayoría de los aficionados germanos comenzaban a dar por hecho que los suyos se quedarían en el camino. Sin embargo, tras el paso por los vestuarios, los de Markus Weinzierl saltaron al campo con ánimos renovados e igualaron la contienda en apenas 15 minutos, gracias a los goles de Leon Goretzka en el 53 y el austriaco Guido Burgstaller en el 68.

Expirado el tiempo reglamentario, el conjunto teutón tuvo que esperar hasta el primer acto de la prórroga para que Daniel Caligiuri marcase el 3-0 y dejase las semifinales a la vuelta de la esquina. Sin embargo, cuando ya se saboreaba el pase, un remate de Nick Viergever elevó el 3-1 en el marcador y dio paso a unos alocados minutos finales en los que pese a los denodados intentos del combinado local fue de nuevo el conjunto neerlandés el que vio puerta, por medio de Amin Younes, y rubricó su presencia en las semifinales del segundo torneo continental.