Aunque Raúl de Tomás (Rayo Vallecano) se ha convertido en una amenaza real al acumular 8 goles en los últimos 5 partidos que ha disputado (para un total de 18), el madrileño Jaime Mata ha alcanzado la recta final del curso como indiscutible líder de la tabla de máximos goleadores de Segunda División.

El punta, que hasta ahora había destacado más por su visión de juego o su combatividad que por su acierto de cara a portería, ha desarrollado este curso un fenomenal instinto goleador que le ha permitido acumular nada menos que 25 tantos en 29 partidos, lo que supone casi el 50 por ciento de los goles sumados hasta la fecha por su equipo, el Real Valladolid (52).

Lógicamente, su despertar goleador no ha pasado desapercibido, como tampoco lo ha hecho la evidencia de que su contrato con la entidad castellana acaba el próximo 30 de junio. Por ambas cosas, parece claro que serán muchos los equipos de la máxima categoría que se planteen su fichaje al término del curso, ya que pocas veces se puede reclutar a un goleador de estas características sin apenas tener que pagar un euro.

Aunque el combinado de Pucela estaría encantado de seguir contando con él en el futuro, existen dos factores que invitan a pensar en su adiós. El primero tiene que ver con el hecho de que sus opciones de ascenso son ahora mismo pequeñas (se encuentra a 10 puntos de las dos primeras posiciones y debe pelear por un puesto de play off con nada menos que siete equipos separados por apenas dos puntos) y el segundo con la edad del jugador. Y es que, a sus 29 años (cumplirá 30 en octubre), Mata se topará el verano que viene con una de sus últimas opciones de aterrizar en Primera, un dato que seguramente le condicionará a la hora de tomar una decisión.

El pasado curso, el que fue máximo goleador de la categoría de plata, el onubense Joselu, optó por desechar las ofertas de equipos de Primera que habían llamado a sus puertas para comprometerse con el Granada, un conjunto de Segunda con grandes ambiciones. Sin embargo, sus tres inmediatos perseguidores en ese ranking sí que lograron dar el salto. Dos lo hicieron con el mismo equipo en el que habían brillado (Roger con el Levante y Jorge Molina con el Getafe) y el tercero gracias a la llamada del Getafe (el tinerfeño Ángel Rodríguez). ¿Qué vía escogerá Mata?