Protagonista de una excepcional temporada pasada defendiendo los colores de un Ajax con el que sumó 16 goles en los 29 partidos que disputó en Eredivisie, el delantero danés Kasper Dolberg se convirtió en uno de los grandes nombres a seguir durante el pasado verano. De este modo, varios fueron los conjuntos de primer nivel que se posicionaron en la carrera por sus servicios. Entre éstos se encontró el Borussia Dortmund, que dada la posibilidad de perder a Pierre Emerick Aubayemang decidió apostar por el futbolista de 20 años. Sin embargo, y pese a las intentonas por parte de la escuadra germana, los tulipanes se negaron a negociar una posible salida con dirección al Signal Iduna Park.

De este modo, los ojos de varios de los grandes de Europa estaban puestos en lo que haría el futbolista esta temporada, en lo que suponía un auténtico reto para él. Y parece que la presión le pudo en las primeras jornadas. Y es que en las primeras ocho jornadas de Eredivisie, su presencia en el banquillo estuvo a la orden del día (únicamente fue titular en tres partidos) y no había logrado ver puerta… hasta ayer.

Y es que en los apenas 25 minutos que estuvo sobre el césped del Feyenoord fue clave para la victoria de los suyos (1-4) merced a los dos tantos que sumó, demostrando de este modo que no hay que olvidarse de él. Así, a la conclusión del choque el delantero apuntó que «Mi paciencia ha sido probada últimamente. Ha sido un buen juego para anotar. Con suerte, podré establecerme a partir de ahora». Además, el jugador reconoció que «El mejor delantero debe jugar. El entrenador pensó que era Huntelaar y tuve que lidiar con ello. Lo puedo entender, todos pudieron ver que no estaba en mi mejor momento».

Situado en la nómina de posibles incorporaciones para el ataque del Real Madrid, parece que el delantero no tiene la más mínima intención de bajarse del tren que podría llevarle al Santiago Bernabéu.