Ascendido a Segunda División el pasado verano después de una vibrante eliminatoria frente al Nástic de Tarragona, pocos esperaban la sensacional temporada que está protagonizando el Llagostera. El cuadro gerundense, con quince caras nuevas (tres en calidad de cedidos), mira desde muy lejos los puestos complicados de la clasificación e incluso se atreve a soñar con disputar la promoción de ascenso.

Así, después de 39 jornadas apenas le separan tres puntos de la sexta plaza que actualmente ocupa el Real Zaragoza, distancia que podría haber sido incluso menor de no caer ante el Albacete en el partido intersemanal con el que los manchegos prácticamente aseguraron su permanencia (2-3). Uno de los factores claves para la buena temporada de la escuadra que dirige Lluís Carrillo es el rendimiento que saca de sus goles. Con apenas 37 tantos, el Llagostera es el equipo que menos marca entre los doce primeros clasificados de la Liga Adelante, datos nada halagüeños si no fuera porque es precisamente la misma cifra la de goles encajados. O lo que es lo mismo, únicamente dos más que el Real Betis (35) -actualmente líder- y tres que el Girona (34) -segundo clasificado- ambos en puestos de ascenso directo.

Y es precisamente aquí donde aparece René Román. Llegado el pasado verano desde el Jaén, el guardameta está sosteniendo al Llagostera en la zona noble de la clasificación merced a una serie de actuaciones que le han convertido en uno de sus referentes y grandes nombres propios de la competición. Buena muestra es su elección como mejor jugador del mes de abril de la Liga Adelante tras dejar su portería a cero frente a Racing, Alcorcón, Tenerife y Sporting de Gijón.

Un simple vistazo a los datos que exhibe el guardameta de 31 años nos muestran su importancia en la buena temporada del equipo catalán. Tomando como referencia los datos de la LFP, con 125 en 32 encuentros, René es el portero de Segunda División que más paradas ha realizado hasta la fecha, por delante de Cabrero (104 en 36 partidos) Adán (103 en 39 partidos), Javi Varas (101 en 36 partidos ) e Isaac Becerra (99 en 39 partidos). Con 3 jornadas por delante, y Girona, Mirandés y Real Valladolid como rivales, no cabe duda que la posición final del Llagostera en la tabla dependerá en gran medida de su gran baluarte bajo los palos.